Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookPlanificación para Atender Situaciones de Emergencia en Sistemas de Agua Potable y Alcantarillado (OPS; 1993; 67 paginas)
View the documentContenido
View the documentPrólogo
View the documentI. Introducción
open this folder and view contentsII. Consideraciones generales
open this folder and view contentsIII. Administración en caso de emergencias en sistemas de agua potable alcantarillando
open this folder and view contentsIV. Análisis de vulnerabilidad
View the documentV. Aplicación de medidas preventivas
close this folderVI. Planes operativos de emergencia
View the documentPrincipios básicos
View the documentDesarrollo de un plan operativo de emergencia
View the documentPlan operativo de emergencia para sismos aplicado a un sistema de distribución de agua potable
View the documentPlan operativo de emergencia para sequías aplicado a un sistema de distribución de agua potable
open this folder and view contentsVII. Plan de acción
View the documentBibliografía
View the documentApéndice A. Descripción de los sistemas de agua potable y alcantarillado
View the documentApéndice B. Aspectos y recursos institucionales
 

Plan operativo de emergencia para sequías aplicado a un sistema de distribución de agua potable

Las sequías son eventos naturales que se caracterizan por contar con un periodo que podemos denominar "de maduración", lo cual permite conocer con anticipación su presentación y, en buena medida, su impacto. Con las medidas adecuadas incluso se pueden mitigar sus efectos.

En un sistema de distribución de agua potable, una finalidad del plan operativo de emergencia para sequías es justamente la mitigación de sus efectos mediante una serie de acciones previas que pueden incluir algunas obras. Otra finalidad es estar preparados y responder adecuadamente cuando la sequía se presente. La sequía, que no es otra cosa que la falta de agua para consumo humano y otros usos, ocasiona desorganización del servicio, variación de las condiciones normales de operación, restricción en el suministro y pérdidas económicas para la empresa.

De algún modo, hay regiones que padecen de un déficit permanente de agua, especialmente las grandes ciudades de crecimiento rápido y constante que viven una situación semejante a la de sequía, y que se agrava en cuanto la escasez de agua es mayor.

A diferencia de los terremotos la sequía permite que, una vez analizados los informes técnicos y otros antecedentes, se pueda hacer la declaratoria de alerta, con todos los probables beneficios que esta conlleva.

A continuación se presentan las actividades básicas que se deben realizar en un sistema de distribución de agua potable para hacer frente a la sequía, tanto en la etapa de preparación como de respuesta:

• Declaratoria de alerta.
• Activación del comité operativo de emergencia y determinación de recursos.
• Análisis de la oferta y la demanda de agua en el sistema.
• Estado de la información catastral.
• Estado de los componentes del sistema.
• Programa de ejecución de acciones previas.
• Evaluación del riesgo y declaratoria de emergencia.
• Programas de racionamiento.
• Activación de convenios.
• Información al público.

Declaratoria de alerta

La empresa deberá establecer un convenio con el servicio de meteorología de la región a fin de que la mantenga informada sobre las condiciones climatológicas y la posibilidad de que se presente una sequía. En este caso se deberá preparar un informe técnico que justifique una declaratoria de alerta, la cual será preparada por el comité central de emergencia, e implicará la movilización de recursos y la puesta en marcha del plan de emergencia.

El estado de alerta es el período que transcurre desde el momento en que se declara hasta la presentación del impacto y consiguiente declaratoria de emergencia, o, en su defecto, si la sequía no se presenta con la magnitud prevista, hasta que se considere adecuado regresar a la situación normal. Es importante en este aspecto tener en cuenta los aspectos legales que imperan en cada región.

Activación del comité operativo de emergencia y determinación de recursos

Una vez declarado el estado de alerta se activará el comité operativo de emergencia del sistema de distribución, el cual en este periodo se encargará de la preparación administrativa, logística y técnica del sistema de distribución. Durante el estado de emergencia asumirá, además, la dirección de las operaciones que sean necesarias.

La determinación de recursos al inicio del estado de alerta consiste en evaluar los recursos humanos, materiales, equipamiento de comunicación, vehículos, maquinaria y equipos existentes. Sirve para determinar la cantidad y calidad de los recursos necesarios para hacer frente a la sequía.

Para tal efecto se deberá realizar un inventario de los recursos utilizando los modelos de fichas y listados que se presentan en el Apéndice B. Esto servirá para elevar al comité central un informe sobre los recursos existentes y necesarios. A este informe se le dará atención prioritaria, puesto que durante los estados de alerta y de emergencia (y seria ideal que también en el estado normal) las actividades de producción, recolección, operación y mantenimiento deberán ser atendidas con prontitud por las otras áreas de la empresa.

Análisis de la oferta y la demanda de agua en el sistema

Este análisis tiene por objeto conocer la oferta de agua que recibe el sistema de distribución, la población a la que abastece directa o indirectamente y el balance, considerando la demanda normal de la población y los lugares prioritarios de abastecimiento al inicio del estado de alerta.

El análisis se realizará para todo el sistema y por sectores o zonas de servicio, los cuales deberán estar claramente identificados. Con este ejercicio se podrá determinar dónde hay superávit y déficit y qué impacto tendrán sobre el servicio los programas de racionamiento que se implanten desde las unidades de producción. Posteriormente, al desarrollar el programa de racionamiento del sistema, se utilizarán matrices de trabajo como las presentadas en el Cuadro 4 y el Cuadro A10 del Apéndice A.

Estado de la información catastral

El catastro de las redes de agua con sus planos catastrales y esquineros (planos de detalle), así como los planos del sistema, ubicación de componentes, sectores de servicio, etc., desempeñan un papel preponderante durante las operaciones de emergencia ocasionadas por una sequía, que consisten principalmente en una distribución racional y equitativa del caudal de agua disponible. En este sentido, se deberá evaluar el estado de tal información respecto a su disponibilidad y grado de actualidad en que se encuentran, inclusive el porcentaje de avance sobre el total por alcanzar.

Estado de los componentes del sistema

Una de las estrategias durante la sequía es la optimación en el uso de los componentes, especialmente reservorios, estaciones de bombeo, pozos y válvulas de líneas de derivación. Por lo tanto, el conocimiento del estado en que se encuentran tales componentes es de importancia critica para el establecimiento de los programas de racionamiento.

La evaluación del estado de los componentes se realizará a partir de las fichas de información operativa y los croquis con las instalaciones mecánicas, hidráulicas y eléctricas de cada uno de ellos. Esta evaluación, así como las que se realicen sobre los recursos humanos y logísticos, la oferta y la demanda de agua potable y la información catastral, estará comprendida en un informe que se elevará al comité central y que servirá de base para la elaboración del programa de ejecución de acciones previas.

Programa de ejecución de acciones previas

Una vez conocidos los recursos, el estado de los componentes del sistema y los requerimientos que estos demandan, se deberán ordenar las acciones previas al periodo de emergencia y la consiguiente ejecución de los programas de racionamiento, a fin de lograr en forma exitosa los objetivos finales que se fijarán en función de la magnitud de la sequía, incrementando la confiabilidad del sistema o atenuando la vulnerabilidad del mismo.

Las acciones básicas por realizar en el sistema de distribución serán las siguientes:

• Actualización de la información catastral.

• Análisis de los componentes críticos, planteo de alternativas de solución a los problemas detectados y establecimiento de la factibilidad técnica y económica de las mismas.

• Ejecución de un programa intenso de mantenimiento preventivo de componentes y redes.

• Establecimiento del centro de operaciones con los recursos mínimos necesarios, especialmente de comunicación.

• Actualización de las bodegas y suministros mínimos de emergencia.

• Mantenimiento de vehículos, maquinaria y equipos.

• Establecimiento o actualización de convenios y contratos con otras instituciones del sector público y privado.

• Realización de una campaña de educación del público sobre el uso eficiente del agua.

• Capacitación del personal.

Una primera etapa del programa se realizará con los recursos disponibles, especialmente humanos y económicos, de acuerdo con los fondos previstos para tal fin y la periodicidad con que se asignen. La segunda etapa consistirá en determinar los recursos humanos y materiales no disponibles y que por lo tanto requerirán de fondos no previstos o presupuestados.

En ambos casos se necesita la aprobación del programa por parte del comité central de emergencia; el comité operativo será el responsable de su ejecución y control. En el Cuadro 7 se presenta un modelo de programa.

Evaluación del riesgo y declaratoria de emergencia

Conforme se avanza en la etapa de alerta, se reciben informes técnicos más precisos sobre la evolución de la sequía, así como del progreso de las acciones previas y otras medidas de prevención. Estos informes permitirán evaluar el riesgo que implica para el sistema el impacto de una amenaza (sequía), en función de los recursos existentes.

Si las condiciones externas e internas presentan un panorama de riesgo alto, es decir, disponibilidad de agua por debajo de un índice critico (que incluya la falta de suministro eléctrico para la producción y distribución), el comité central deberá solicitar la declaratoria de emergencia al directorio de la empresa, considerando siempre el asidero legal existente.

CUADRO 7. PROGRAMA MODELO DE EJECUCION DE ACCIONES PREVIAS.

ACTIVIDAD

         

NO.

DESCRIPCION

P

OBJECTIVOS

RESPONSABLE

CRONOGRAMA

COSTOS

FINANCIAMIENTO

               
               

Programas de racionamiento

La programación del racionamiento de agua y suministro mediante medios no convencionales es una parte critica para el éxito del plan de emergencia en un sistema de distribución. Es necesario conocer el sistema y las características de operación de sus componentes, así como el comportamiento y la demanda de la población. Esta programación está supeditada a los volúmenes de agua producidos y entregados al sistema de distribución a partir de un abastecimiento matriz (líneas de conducción) y al estado en que se encuentran los componentes, así como a la disponibilidad de energía eléctrica, ya sea a partir de las redes de transmisión o de grupos electrógenos.

Se deberán determinar las dotaciones diarias en volumen, caudal y presión para todos los sectores de servicio. Un aspecto muy importante para el éxito del programa y la aceptación por parte de la población es el establecimiento de los lugares y las fechas de abastecimiento a los sectores más críticos mediante camiones cisterna o fuente alternas (pozos particulares). Del mismo modo, el abastecimiento a través de la red pública debe considerar los siguientes criterios:

• Los horarios de servicio que se determinen deben ser difundidos convenientemente a la población a través de los medios de comunicación masiva, y los sectores afectados deben definirse con claridad.

• Una vez establecidos los horarios, estos deberán cumplirse puntualmente.

• Es preferible dar un buen servicio en horas determinadas que dar un mal servicio durante todo el día.

Con estos criterios se programarán los movimientos de válvulas y la operación de reservorios y estaciones de bombeo.

El programa se irá perfeccionando conforme haya modificaciones estables en los caudales de agua captada, producida y distribuida, y en el suministro de energía eléctrica.

Activación de convenios

Durante la sequía será necesaria la participación conjunta de varias instituciones públicas, incluidos los municipios, y de empresas privadas, con las cuales se deberán poner en práctica los convenios, acuerdos o contratos realizados previamente.

Información al público

Finalmente, la información al público (y también a la prensa) sobre, la variación de las condiciones normales de abastecimiento es de mucha importancia, puesto que los usuarios podrán tomar medidas que ayuden en el uso eficiente del agua (por ejemplo, reparación de instalaciones sanitarias). Inclusive, debe establecerse una adecuación de las costumbres en el uso del agua, como por ejemplo el riego de jardines, lavado de autómoviles, aseo personal, etc.

En todo momento deberá tenerse en cuenta que la participación del usuario es importante para el éxito del plan operativo de emergencia para casos de sequía, más ano en los sistemas que no cuentan con una micromedición adecuada o donde las tarifas se basan en consumos mínimos. Una menor dotación de agua para un cobro que no se reduce en proporción similar origina reclamos y protestas justificadas de los usuarios. Un criterio equilibrado en tales casos es importante, tomando en cuenta los costos operativos de la empresa y la reducción de ingresos a causa de la sequía.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish