Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookSalud mental para victimas de desastres - Manual para trabajadores (OPS; 1999; 90 paginas) [EN]
View the documentPrefacio
View the documentObjetivos
View the documentIntroducción
open this folder and view contentsCapítulo 1. Resumen histórico y papel de la salud mental
open this folder and view contentsCapítulo 2. Contenido básico de salud mental
open this folder and view contentsCapítulo 3. Etapas del desarrollo de la conducta del damnificado
open this folder and view contentsCapítulo 4. Programas de intervención para damnificados
close this folderCapítulo 5. Poblaciones con necesidades especiales
View the documentNiños
View the documentAncianos
View the documentPersonas con enfermedades mentales
View the documentPersonas con infección por VIH/SIDA
View the documentIndividuos con problemas de abuso de sustancias
View the documentTrabajadores de socorro
View the documentSalud mental para víctimas de desastres
 

Trabajadores de socorro

Los desastres reúnen a los trabajadores de los servicios de urgencia de diversas disciplinas. Algunos llegan de inmediato con cometidos claros y de gran prioridad. Otros llegan con diferentes niveles de experiencia previa y habilidades y se les asigna a puestos de socorro. Los trabajadores de urgencia siempre tratan de ser útiles y proceden a rescatar heridos, recoger muertos y aplicar los métodos de triage para establecer las prioridades en materia de intervención. Resisten largas horas de esfuerzo sin pensar mucho en los alimentos o el reposo. Este grupo de trabajadores plantea un reto desde el punto de vista de la planificación y operacionalización de un programa de intervención para damnificados.

Cada tipo de trabajador se desempeña en diferentes organizaciones que guardan relaciones mutuas con el objetivo común de atender a los damnificados. Una vez reclutados para ayudar en determinado sitio, casi no se identifica o se clasifica la compatibilidad entre el trabajador y la asignación. Esta situación suele producir conflictos de funciones, ambigüedad y malestar. Los trabajadores tienen por lo general funciones múltiples. A menudo atienden necesidades diversas, y a veces incompatibles, de los damnificados.

Centrarse en las repercusiones emocionales de estos factores estresantes en los trabajadores de socorro y en sus reacciones, conducta y sentimientos, guiará los métodos para ayudarlos a realizar su deber. Dichas reacciones pueden variar desde una adaptación satisfactoria y el crecimiento hasta las secuelas patológicas y crónicas que vuelven disfuncional a un individuo.

AGOTAMIENTO/QUEMADO

“Agotamiento” es el término que se utiliza para describir los múltiples elementos del tipo de estrés ocupacional que experimentan los trabajadores de socorro. A la mayoría de ellos no se les enseña a buscar, identificar y manejar sus propias necesidades físicas y emocionales. A menudo no reconocen que éstas son normales en estas situaciones muy anormales. No entienden que a menos que las satisfagan de manera constante, no podrán funcionar de manera uniforme y sensible al prestar apoyo.

Los siguientes factores se han identificado como barreras para el uso de los métodos preventivos para disminuir el agotamiento:

 

• Normas profesionales exigentes y perspectivas de alto nivel para uno mismo.

• Renuencia o malestar al hablar de los sentimientos por el temor de mostrarse débil e inseguro acerca del desempeño de su función.

• Negación o supresión de los sentimientos durante las situaciones difíciles, a fin de funcionar de manera adecuada.

• Malestar al reconocer y hablar de los sentimientos en cuanto surgen.

• Temor de reconocer la necesidad de ayuda afectará negativamente la evaluación del desempeño en el trabajo y las oportunidades de promoción.

• Dificultad para juzgar las propias reacciones y desempeño cuando se está abrumado y afligido.

• Vergüenza ante la conciencia del contraste entre la situación personal y la del damnificado.

Los planificadores de socorro y directores de programas ya disponen de una serie de métodos para prevenir el agotamiento y ayudar a los trabajadores. Estos métodos ayudan a los trabajadores a adquirir técnicas y habilidades para manejar el estrés. La importancia del ejercicio, el régimen alimenticio, la relajación y la recreación ahora se incorporan en las condiciones laborales.

Hoy en día, en el método de debriefing se hace hincapié en las reacciones emocionales de los trabajadores, quienes están tratando de manejar las sensaciones internas novedosas que se han acumulado de sus experiencias dolorosas. Estas intervenciones se hacen en grupos pequeños, imponiendo límites de confidencialidad y con objetivos específicos.

La estructura del método de debriefing es una secuencia de procesos, entre otros:

 

• Descripción de las actividades al interactuar con damnificados.

• Identificación y reconocimiento de las reacciones emocionales paradójicas y extrañas del trabajador.

• Reconocimiento de sentimientos ambivalentes en algunas situaciones.

• Asociación de los sentimientos con trastornos del sueño, apetito, control de impulsos e irritabilidad.

El “líder” de salud mental resume la discusión, responde a las preguntas y refuerza el mensaje de que las reacciones de los trabajadores de urgencia son reacciones normales ante situaciones anormales. Otro método consiste en un sesión organizada después de un incidente especialmente traumático con personas que hayan participado en estas situaciones y estén manifestando signos de estrés psicofisiológico. La sesión es confidencial y no se emiten juicios ni críticas.

Condiciones que se presentan en el estrés ocupacional

• Presiones de tiempo.
• Sobrecarga de trabajo.
• Refuerzo positivo mínimo.
• Mucha probabilidad de conflicto.
• Desgaste de energía y atención al damnificado prolongados.
• Incidentes de crisis coincidentes en varios damnificados al mismo tiempo.
• Crisis personal en la vida del trabajador.

BIBLIOGRAFÍA

Burke JD, Borus JF, Millstein KH, Beasley MC and Burns BJ, et al. Changes in childrens behavior after a natural disaster. American Journal of Psychiatry 1982;139:(8),1010-1014.

Cohen RE and. Poul Shock SW. The elderly in the aftermath of a disaster. Gerontologist 1975;15:(4),357-361.

Cohen RE. Intervention Program for Children. Mental Health for Mass Emergencies: Theory and Practice. Lystad ed. pg. 262-283, New York Brunner/Mazel, 1988.

Duckworth DH. Psychological Problems Arising from Disaster Work. Stress Medicine, 1986;2:(1),315-323.

Dyregov A. Caring for helpers in disaster situations: Psychological debriefing. Disaster Management, 1989;2:(1),25-30.

Eth S. Responding to Disaster A Guide for Mental Health Professionals, Clinical Response to Traumatized Children. American Psychiatric Press, Inc., pg. 101-123, 1992.

Faber NIL, and Gorton N. Manual for Child Health Workers in Major Disaster. DHHS Pub No (ADM) 861070, National Institute of Mental Health, Rockville, MD

Hartsough DM, and Myers DG. Disaster Work and Mental Health: Prevention and Control of Stress Among Workers. DHHS Pub No (ADM) 851422, National Institute of Mental Health, Rockville, MD

Human Problems in Major Disasters: A Training Curriculum for Emergency Medical Personnel. DHHS Pub. No. (ADM) 871505, NIMH., Rockville, MD. (reprinted 1988, 1989).

Kenardy JA, Webster RA, Lewing TJ, Carr VJ, Hazell PL & Carter GL. Stress debriefing and patterns of recovery following a natural disaster. Journal of Traumatic Stress, 1996;9:(1),37-49.

Kilinanek T and Drabek T. Assessing longterm impacts of a natural disaster: a focus on the elderly. The Gerontologist, 1979;19(6):555-566.

Klingman A, Koenigsfeld E and Markman D. Art activity with children following disaster. A preventive-oriented crisis intervention modality. Arts in Psychotherapy 1987;14:(2),153-166.

Krause N. Exploring the impact of a natural disaster on the health and psychological wellbeing of older adults. Journal of Human Stress, 1987; 13(2):61-69.

McFarlane AC. Posttraumatic phenomena in a longitudinal study of children following a natural disaster. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 1987;26:(5),764-769.

Mitchell JT. When disaster strikes... The Critical Incident Stress Debriefing. Journal of Emergency Medical Services, 1983;8:(1)36-39.

Mitchell JT. Too much help too fast. Life Net, 1995;5:(1),34.

Mitchell JT. Helping the Helper, in Role stressors and Supports for Emergency Workers (DHHS Pub. No ADM 851908) (EDS.) Lystad. Washington, DC, US Government Printing Office, 1984 pp. 105-118.

Mitchell JT, Dyregrov A. Traumatic stress in disaster workers and emergency personnel. International Handbook of traumatic stress syndromes. In J.P. Wilson and B. Raphael (Ed). Plenum Press, New York, 1993, 905-914.

Phifer JF, Kaniasty KZ, and Norris FH. The impact of natural disaster on the health of older adults: a multiwave prospective study. Journal of Health and Social Behavior 1988; 29:(1),65-78.

Preventive and Control of Stress Among Workers: A Pamphlet for Workers. DHHS Pub. No. (ADM) 871496. National Institute of Mental Health, Rockville, MD.

Psychosocial Issues for Children for Children and Families in Disasters, 1995, U.S. Dept of H.H.S., Samlis Center for Mental Health Services No. (SMA) 95-3022.

Responding to the Needs of People with Serious and Persistent Mental Illness in Times of Major Disaster. DHHS Pub. No. (ADM) 96-3077.

Shalev AY. (1996). Debriefing following traumatic exposure. In RJ Ursano, BC McCaughey & CS Fullerton (Eds.), 1996. Individual and community responses to trauma and disaster: The structure of human chaos (pp 201-219). Cambridge: Cambridge University Press.

Talbot A. The importance of parallel process in debriefing crisis counsellors. Journal of Traumatic Stress, 1990,3:(2),265-278.

_________________________________________________
Esta obra ha sido publicada por la
Organización Panamericana de la Salud
en coedición con
Editorial El Manual Moderno, S.A. de C.V.,
y se han terminado los trabajos de esta
primera edición el
29 de octubre de 1999 en los talleres de
Programas Educativos, S.A. de C.V.,
Calz. Chabacano núm. 65, Local A,
Col. Asturias, 06850
Empresa certificada por el
Instituto Mexicano de Normalización y Certificación A.C.,
bajo la norma ISO-9002:1994/NMX-CC-004:1995
con el número de registro RSC-048
México, D.F.

1a. edición, 1999

_________________________________________________

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish