Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookEnfermería en Desastres - Planificatión, Evaluación e Intervención (1985; 419 paginas)
View the documentColaboradores
View the documentPrólogo
View the documentPrefacio
open this folder and view contents1. Antecedentes y perspectiva histórica
open this folder and view contents2. Prioridades en la valoración rápida de las víctimas
open this folder and view contents3. Atención y selección en la escena del desastre
open this folder and view contents4. Toma de decisiones en una instalación en donde se atienden casos agudos
open this folder and view contents5. El paciente con traumatismos en el escenario del desastre
open this folder and view contents6. La mujer embarazada que sufrió traumatismos
open this folder and view contents7. Asistencia a las víctimas de radiación
open this folder and view contents8. Aspectos psicológicos de las situaciones de desastres
open this folder and view contents9. Establecimiento y manejo de un albergue*
open this folder and view contents10. Enfermería comunitaria durante un desastre
open this folder and view contents11. Diseño y desarrollo de programas de enseñanza para casos de desastre
open this folder and view contents12: Planificación de simulacros, de situaciones con saldo masivo de víctimas
close this folder13. Planificación contra desastres: Valoración y empleo de recursos comunitarios
View the documentParticipación de las enfermeras
View the documentPrincipios de planificación
View the documentCaracterísticas de organización
View the documentPrincipales organizaciones de auxilio
View the documentGrupos y conductas comunitarios
View the documentPlanificación y colaboración
View the documentDifusión y comunicación
View the documentPreparación individual
View the documentResumen
View the documentReferencias
View the documentApéndice 13-A: Auxilio internacional en desastre: Organismos de la ONU
View the documentApéndice 13-B: Auxilio internacional en desastre: Organizaciones de voluntarios
View the documentApéndice 13-C: Auxilio internacional en desastres: Organizaciones gubernamentales
View the documentApéndice 13-D: Organizaciones de auxilio en desastres: Información en torno a servicios
open this folder and view contents14. Planificación para casos de desastres y otros aspectos administrativos en situaciones masivas extremas
open this folder and view contents15. Implicaciones legales de la práctica asistencial en un desastre de grandes proporciones
View the documentApéndice A: Manejo de materiales peligrosos en un desastre
 

Principios de planificación

Cada desastre es una situación singular en la que intervienen los siguientes factores:

• tipo y causa de la catástrofe
• magnitud y extensión de los daños
• duración y sitio geográfico del hecho

RECUADRO 13 - 1 Ejemplo de caso 1

Una enfermera visitadora proveniente de Nueva York participaba en la organización de un grupo de 18 miembros de médicos, enfermeras y estudiantes que servían bajo el auspicio de un Comité Internacional de Rescate. Este personal se ocupaba de tareas en la sala de admisiones o de urgencias de un hospital de campo de 1000 camas en un campamento de camboyanos refugiados, en Tailandia. Los servicios médicos que brindaba este equipo formaban parte de un sistema de atención que incluía unas 200 enfermeras y 80 médicos; el personal representaba a organizaciones de auxilio provenientes de mas 12 países.

El grupo tuvo que atender a una población de más de 120,000 camboyanos refugiados en chozas. Muchas familias se habían fragmentado por separación o muerte, y mas de 1000 niños vivían en los orfanatorios del campamento. A pesar de las condiciones primitivas y cambiantes de vida, el grupo contó con una organización comunitaria de extraordinarias características, con dirigentes locales, el suministro de servicios básicos y continuidad de costumbres locales. Tal organización se atribuyó al espíritu del pueblo camboyano y a los esfuerzos combinados de las organizaciones contra desastres, incluyendo al gobierno tailandés, las Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y organizaciones de voluntarios.

El campamento se organizó para contar con instalaciones que permitieran la distribución de agua y alimentos, al igual que clínicas extrahospitalarias, escuelas, estaciones de policía y orfanatorios. Los trabajadores camboyanos acondicionaron chozas como salas de hospitales y letrinas. Otros miembros participaron en programas de inmunización, creando técnicas de laboratorio y desempeñándose como intérpretes.

El grupo médico se ocupó de tratar diversos problemas en especial infecciones de vías respiratorias y gastrointestinales. Los miembros de la familia permanecían con los niños hospitalizados para auxiliar en su atención y evitar as; la norma en las familias. Las enfermeras y los médicos se toparon con inumerables problemas psicosociales, integraron sus servicios a las practicas camboyanas tradicionales que utilizaban monjes y chamanes.

Entre las prácticas preventivas estuvieron supervisión medica de enfermedades, investigación de problemas de salud y medidas de control como inmunización y administración de insecticidas. Uno de los aspectos de mayor interés fue contar con alimentos sanos e inocuos para los niños desnutridos y embarazadas o mujeres en periodo de lactancia, quienes recibieron nutrimientos suplementarios. Incluso, un programa de planificación familiar fue bien recibido aunque unos cuantos camboyanos lo consideraron como un intento de disminuir su población.

Se hicieron sesiones de instrucción en torno a sanidad e higiene personal. Muchos miembros del personal participaron en sesiones de adiestramiento para los trabajadores de la salud camboyanos; su preparación incluyó un programa de tres meses en enfermería y un curso acerca del control de enfermedades transmisibles.

La alta calidad de los servicios, mucho mejores que los que imperaban en esa área, generó alguna fricción con los huéspedes Tailandeses de los camboyanos, y como resultado, algunas clínicas y programas de salud pública fueron ampliadas en comunidades tailandeses vecinas.

Estos esfuerzos combinados tuvieron al parecer éxito al cubrir las necesidades inmediatas de los camboyanos y ampliar su cultura y conocimiento para alcanzar beneficios en el campo de la salud.1

RECUADRO 13 - 2 Ejemplo de caso 2

Anne G. Hargreaves, R.N., M.S., comisionada auxiliar y directora ejecutiva de los servicios de enfermería y enseñanza del Departamento de Salubridad y Asistencia de Boston, fue una de las personas que formó parte de un grupo "observador" que acudió a El Salvador en 1983. Otros miembros de la delegación incluyeron cinco médicos y un educador en salud; el grupo se reunió con profesionales médicos, funcionarios políticos y representantes de diversas instituciones de auxilio local e internacional. Hospitales, prisiones, clínicas rurales y campamentos de refugiados fueron evaluadas en cuanto a sus condiciones de vida y estándares de salud, resultando en la identificación de graves problemas. Más tarde, Anne G Hargreaves presentó su testimonio ante el House Committee on Foreign Affairs.2

RECUADRO 13 - 3 Ejemplo de caso 3

En marzo de 1979, el reactor nuclear ubicado en Three Mile Island, Pensilvania, presentó un problema de funcionamiento y amenazó un área localizada dentro de un radio de 20 millas. Las supervisoras y jetas de enfermería tenían las mayores responsabilidades de seguridad, atención, y evacuación de pacientes dentro de dicha zona.

Una jefa de enfermería residente tenía el doble reto de cumplir con los programas para dar de alta o evacuar a los pacientes internos mientras hacia rendir los recursos para atender a los ancianos, miembros adicionales de la comunidad. Tomó decisiones muy difíciles respecto a los detalles de transportación, los aspectos de la atención de enfermería, y las prioridades de asignación del personal.

Una supervisora de la sala de emergencias puso en práctica el programa para casos de desastre del hospital al hacer un nuevo llamado a su personal y disponiendo algunos arreglos para manejar a los pacientes expuestos a contaminación radiológica. De manera simultánea, se preparó para la evacuación de su propia familia.

La enfermera que ocupaba el cargo de Directora de Salud Pública en el área, trabajó con los consejeros estatales y federales para poner en marcha el plan de respuesta de la comunidad. Los principales puntos de interés eran las prioridades de evacuación, el establecimiento de refugios temporales, así como la reubicación de hospitales e instalaciones de atención a la salud. Debido al énfasis que se le dio a la transportación y a la comunicación, se hizo necesaria la realización de un acercamiento multifacético con los muy diversos tipos y niveles de organizaciones.

La crisis probó las aptitudes administrativas de las enfermeras, así como sus valores profesionales y personales.3

Sin embargo, es posible hacer algunas generalizaciones con respecto a los desastres que pueden aplicarse a su planificación de manera sistemática.

En Estados Unidos la publicación de la Oficina de Preparativos de Defensa Civil, del Departamento de Defensa, comprende los principios básicos de planificación contra calamidades, que son:4

• proceso continuo
• base de conocimientos
• concentración sobre principios
• orientación anticipatoria
• disminución de imponderables
• selección de acciones apropiadas
• superación de toda resistencia

Es natural que las personas se nieguen a creer que pueden verse afectadas por un desastre. Las enfermeras desempeñan un papel importante al llevar a cabo actividades de institución y simulacros contra desastre, así como en el cambio de mentalidad y en el desarrollo de competencia en cuanto a funciones.

Los planes contra desastre que se exponen en mayor detalle en el capitulo 14 nunca deberán considerarse como definitivos, pues se necesita llevarlos a la práctica y actualizarlos de manera regular. El plan que no es revisado en intervalos periódicos puede generar un falso sentimiento de seguridad, al punto de que puede resultar contraproducente en situaciones de urgencia reales.

La planificación puede hacerse con base en lo que tiene mayor probabilidad de ocurrir. Los planes pueden poner en marcha una respuesta esperada contra algún tipo de desastre, pero en realidad no evitan muchos de los problemas que surgen en una situación extrema. Se expondrán aquí las situaciones que surgen con mayor frecuencia, proporcionando así la base conceptual a la que debe recurrirse al elaborar un plan contra calamidades.

Muchas de las necesidades comunitarias son resultado de los efectos acumulativos de una calamidad y sus secuelas. Tales acontecimientos, que a veces surgen con un efecto "seriado" a lo largo del desastre, pueden hacer participes a cualesquiera instituciones y organizaciones dentro de una comunidad y a veces originar peticiones de ayuda fuera del área afectada. Los países con recursos marginales y bajos niveles socioeconómicos son especialmente susceptibles a los efectos acumulativos de las calamidades. Dicha situación se ilustra por el desenvolvimiento de hechos y las necesidades comunitarias que, durante los años, sucedieron al ciclón que asoló al Pakistan oriental (ahora Bangladesh) en 1970.

Muchos desastres no llegan a tal extremo. Sin embargo, su planificación debe anticipar todo efecto acumulativo posible de los recursos tanto locales como exteriores, que puede persistir hasta bien entrada la fase de rehabilitación.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish