Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookEnfermería en Desastres - Planificatión, Evaluación e Intervención (1985; 419 paginas)
View the documentColaboradores
View the documentPrólogo
View the documentPrefacio
close this folder1. Antecedentes y perspectiva histórica
View the documentDefiniciones
View the documentTipos de desastres
View the documentDimensiones de los agentes de desastre
View the documentFases de los desastres
View the documentPapel tradicional de las enfermeras en casos de desastre
View the documentProblemas comunes en incidentes con saldo masivo de víctimas
View the documentPerspectivas futuras
View the documentResumen
View the documentReferencias
View the documentBibliografía sugerida
open this folder and view contents2. Prioridades en la valoración rápida de las víctimas
open this folder and view contents3. Atención y selección en la escena del desastre
open this folder and view contents4. Toma de decisiones en una instalación en donde se atienden casos agudos
open this folder and view contents5. El paciente con traumatismos en el escenario del desastre
open this folder and view contents6. La mujer embarazada que sufrió traumatismos
open this folder and view contents7. Asistencia a las víctimas de radiación
open this folder and view contents8. Aspectos psicológicos de las situaciones de desastres
open this folder and view contents9. Establecimiento y manejo de un albergue*
open this folder and view contents10. Enfermería comunitaria durante un desastre
open this folder and view contents11. Diseño y desarrollo de programas de enseñanza para casos de desastre
open this folder and view contents12: Planificación de simulacros, de situaciones con saldo masivo de víctimas
open this folder and view contents13. Planificación contra desastres: Valoración y empleo de recursos comunitarios
open this folder and view contents14. Planificación para casos de desastres y otros aspectos administrativos en situaciones masivas extremas
open this folder and view contents15. Implicaciones legales de la práctica asistencial en un desastre de grandes proporciones
View the documentApéndice A: Manejo de materiales peligrosos en un desastre
 

Dimensiones de los agentes de desastre

Los agentes de desastre poseen características diferentes. El conocimiento de tales diferencias es útil para las maniobras de asistencia, porque sensibiliza a los participantes respecto de las posibles variables que deben tenerse en consideración al desarrollar los programas de auxilio.

Dynes et al. explican que:6

En primer lugar, los agentes de desastre varían en su previsibilidad. Así, una explosión o un terremoto son mucho menos previsibles que una inundación, la cual es desencadenada por una serie de factores que pueden medirse con mayor precisión. De hecho, por algunos fenómenos meteorológicos, en algunas localidades es posible conocer las probabilidades aproximadas de que un agente específico afecte un área determinada. Por ejemplo, se han calculado las probabilidades de vientos huracanados en algunas ciudades de Florida en un año en particular. De manera que las probabilidades de que surjan dichos vientos son de 1 en cada 50 para Jacksonville, 1 en cada 20 para Tampa-St. Petersburgo y 1 en cada 7 para Miami.

Un agente de desastre también varia en terminos de su frecuencia. A pesar de que las calamidades naturales son relativamente raras, existen algunos sitios que muestran una mayor predisposición a ellas. Para ilustrarlo, algunas zonas del valle de Ohio son mas propensas a inundaciones, otras como el Medio Oeste, a tornados, y la costa del Golfo de México menudo corre el peligro de enfrentarse a huracanes. Por todo lo señalado, existen condiciones geográficas, climatológicas y de otra clase que conllevan la posibilidad de algunos tipos de desastre en particular y representan una amenaza constante. Nuevamente, pueden obtenerse algunas cifras aproximadas de la frecuencia con que aparecen algunos agentes de desabres. De este modo, el Servicio Estadounidense de Climatología no sólo ha calculado las incidencias de tornados mensuales (en mayo ocurren con mayor frecuencia); por estados (Texas es el estado más propenso), y por milla cuadrada (Oklahoma tiene la cifra más alta en este sentido) sino que también las calculó en términos de peligro, teniendo en cuenta la elevada incidencia de tornados y la concentración de la población (Massachusetts con una cifra de 347, Connectitcut, 150, y Nueva Jersey con 136 son los tres estados en que ocurren con mayor frecuencia tales desastres.

Un tercer factor por considerar es la medida en que se puede controlar un agente de desastre. En algunas situaciones es posible la intervención y el control que aminoren el impacto potencial del agente funesto. De esa suerte, con frecuencia pueden preveerse las inundaciones y evitarse, al menos parcialmente, en tanto que otros desastres, como terremotos y tsunamis (llamados también marejadas) no permiten tal ventaja. Por ejemplo, en los primeros meses de 1971, el Servicio Meteorológico Estadounidense predijo graves inundaciones por deshielos en la porción superior del Medio Oeste y en algunas otras áreas de los Estados Unidos; sin embargo, como consecuencia de las medidas eficaces contra las inundaciones, adoptadas por el Cuerpo de Ingenieros y también por el recalentamiento lento con poca o casi nula precipitación, tal fenómeno no produjo daños apreciables en la porción alta del Medio Oeste, el Noroeste y Alaska.

Los tres factores siguientes guardan relación con el tiempo pero no deben confundirse. Los agentes de desastres difieren en su rapidez de inicio de acción; por ejemplo, en los tornados y las inundaciones súbitas el impacto es repetino, en el caso de otras inundaciones, suele ser gradual. También, algunos agentes, como los terremotos, pueden golpear repetitivamente a una zona en cuestión de horas. El intervalo de "espera'' es el periodo que media entre los primeros signos premonitorios y el impacto real. Los tsunamis o marejadas generados por un terremoto oceánico, ilustran la diferencia entre los dos factores cronológicos mencionados arriba. El intervalo de "espera" del tsunami puede ser de varias horas, sin embargo, una vez iniciado, la velocidad real de su asalto es muy grande. Los desastres también difieren en su duración de impacto. Así, un tornado afecta un área solo por unos cuantos minutos, pero el impacto de una inundación puede persistir durante varios días. La peor combinación que se puede dar en relación con el tiempo, desde el punto de vista de daños potenciales, es el caso de un agente de comienzo rápido, que no da señales premonitorias y que dura largo tiempo. El ejemplo que mejor se adapta a tal definición es el del terremoto con potentes "ondas de choque" posteriores.

Las características finales de diferenciación de los agentes de desastres son magnitud e intensidad del impacto. La magnitud de éste es esencialmente una dimensión de espacio geográfico y social. Un desastre puede concentrarse en un área pequeña, afectar pocas personas o dispersarse en grandes zonas y afectar a un número importante de ellas. La intensidad del impacto refleja la posibilidad de que un desastre cause lesiones, muertes y daños a la propiedad. Los dos factores recién señalados deben distinguirse claramente. Por ejemplo, una explosión, no obstante que es altamente destructiva, puede afectar únicamente a un área geográfica limitada, en tanto que una inundación puede tener menor intensidad, pero afectar una zona geográfica amplia y también a muchas personas. Por supuesto, ello tiene importantes consecuencias en el grado en que perturba los asuntos comunitarios. Un desastre muy destructivo empero localizado, a pesar de ser trágico, puede tener tan sólo mínimas consecuencias para la comunidad en su totalidad. Por el contrario, una catástrofe difusa pero menos devastadora, puede causar enormes perturbaciones en la vida diaria de una comunidad.

Es importante señalar que las dimensiones de espacio o tiempo constituyen todas estas características del impacto de un desastre, y que tales dimensiones suelen ser de suma importancia en términos de la magnitud real de los daños que causa la catástrofe. Por ejemplo, si existen grandes concentraciones de personas en el área de impacto a cierta hora del día (es decir, la de mayor afluencia de tráfico), ello tendría consecuencias importantes en la intensidad y magnitud del impacto. Si media un lapso notable entre las señales de aviso y el impacto, ello permite que se pongan en marcha medidas preventivas.

Debe destacarse también que con el empleo de las características mencionadas, el observador puede diferenciar los agentes de desastre, de diversas formas. De manera que una explosión suele ser impredecible, tiene un comienzo rápido y pocas señales de aviso, dura poco tiempo y su impacto es destructivo, pero muy localizado. Por otro lado, una inundación es posible predecirla, posee un impacto gradual con señales de aviso considerables y, por lo general, dura largo tiempo y su magnitud es difusa.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish