Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookEnfermería en Desastres - Planificatión, Evaluación e Intervención (1985; 419 paginas)
View the documentColaboradores
View the documentPrólogo
View the documentPrefacio
close this folder1. Antecedentes y perspectiva histórica
View the documentDefiniciones
View the documentTipos de desastres
View the documentDimensiones de los agentes de desastre
View the documentFases de los desastres
View the documentPapel tradicional de las enfermeras en casos de desastre
View the documentProblemas comunes en incidentes con saldo masivo de víctimas
View the documentPerspectivas futuras
View the documentResumen
View the documentReferencias
View the documentBibliografía sugerida
open this folder and view contents2. Prioridades en la valoración rápida de las víctimas
open this folder and view contents3. Atención y selección en la escena del desastre
open this folder and view contents4. Toma de decisiones en una instalación en donde se atienden casos agudos
open this folder and view contents5. El paciente con traumatismos en el escenario del desastre
open this folder and view contents6. La mujer embarazada que sufrió traumatismos
open this folder and view contents7. Asistencia a las víctimas de radiación
open this folder and view contents8. Aspectos psicológicos de las situaciones de desastres
open this folder and view contents9. Establecimiento y manejo de un albergue*
open this folder and view contents10. Enfermería comunitaria durante un desastre
open this folder and view contents11. Diseño y desarrollo de programas de enseñanza para casos de desastre
open this folder and view contents12: Planificación de simulacros, de situaciones con saldo masivo de víctimas
open this folder and view contents13. Planificación contra desastres: Valoración y empleo de recursos comunitarios
open this folder and view contents14. Planificación para casos de desastres y otros aspectos administrativos en situaciones masivas extremas
open this folder and view contents15. Implicaciones legales de la práctica asistencial en un desastre de grandes proporciones
View the documentApéndice A: Manejo de materiales peligrosos en un desastre
 

Fases de los desastres

Los desastres pueden dividirse cronológicamente en cinco fases: 1) preparación previa al desastre; 2) fase de predicción; 3) impacto; 4) emergencia; 5) recuperación (tabla 12). Esta organización cronológica mencionada es útil porque permite contar con un esquema mediante el cual se pueden crear planes para cuando ocurra el desastre, asignar tareas y responsabilidades, y establecer prioridades de las actividades, en una secuencia lógica. Incluimos una amplificación de cada fase para proporcionar ejemplos de los tipos de actividades que deben realizarse. Tratamos de que las actividades enlistadas sean generales por naturaleza y no abarcan todos los aspectos de un desastre. También, en muchos casos, dos o mas fases pueden juntarse (por ejemplo, los preparativos previos a un desastre y la fase de advertencia); algunas veces no ocurre una de las fases (fase de advertencia).

Preparación previa al desastre

La fase anterior al acaecimiento de un desastre tiene gran importancia porque más que cualquier otra, es la que determinará el impacto que aquel producirá en la comunidad. Durante dicha fase, la comunidad emprende la tarea de evaluar su "potencialidad de desastre" al llevar a cabo riesgosas investigaciones geológicas y arriesgadas valoraciones de tormentas graves, accidentes con materiales peligrosos, accidentes de transportes, incendios y otros incidentes más. La comunidad puede establecer reglamentos del uso de la tierra o de la demarcación de zonas, y adoptar códigos y otras normasen un esfuerzo por evitar o mitigar los efectos de la catástrofe. De este modo, se crea un plan eficaz contra desastres, se distribuye, se prueba en un simulacro, se revisa, se perfecciona y se mantiene actualizado. Las diversas organizaciones que prestan auxilio en casos de desastres (por ejemplo: bomberos, policía, servicios médicos de emergencia, servicios sociales e instalaciones públicas) se reúnen sobre bases regulares bajo la dirección de las autoridades de defensa civil de la localidad, para coordinar la planificación y preparación de actividades. Se facilita el equipo y los materiales esenciales para satisfacer las necesidades de auxilio en los posibles desastres potenciales. En ellos se incluyen materiales médicos de urgencia adicionales, equipo de comunicación y de rescate, y generadores de corriente eléctrica para casos de emergencia. A todas las organizaciones de socorro, se les da el adiestramiento necesario en casos de desastre para familiarizarlas con los planes contra esas calamidades, así como sus obligaciones y responsabilidades, y las nuevas tareas o necesidades generadas por el desastre. Una parte importante de los preparativos a realizar antes de un desastre, es orientar al público para alentar una preparación individual.

Sin embargo, innumerables organizaciones y comunidades fracasan al no aprovechar en toda su magnitud este periodo previo a la catástrofe. Con frecuencia, no es hasta después de que ocurre el desastre, cuando todos los recursos de la comunidad se destinan al inicio de las actividades preparatorias contra el siguiente desastre.

Fase de advertencia

La fase de advertencia es el periodo que media desde la primera señal de peligro hasta el momento de acaecimiento del desastre. A pesar de que algunas calamidades, como explosiones, terremotos y accidentes de transporte no dejan ver ninguna señal de advertencia, o si la dan es pequeña, otros desastres ocurren con alguna señal previa de peligro. Con la ayuda de los satélites y las redes de estaciones meteorológicas, es posible predecir innumerables desastres meteorológicos, por ejemplo, huracanes, tornados, tormentas invernales graves, ondas de calor y sequías. Además, es posible predecir situaciones que pueden generar avalanchas y deslizamientos de tierra. En estas situaciones la advertencia puede ser el aspecto más importante para que la pérdida de vidas sea mínima y se mitiguen los daños. Es importante que una comunidad esté perfectamente bien informada acerca de la posibilidad de que ocurra un desastre, su intensidad, duración y magnitud.

TABLA 1 - 2 Cinco Fases de la Actividad en Casos de Desastres

Fases

Actividades

Preparación previa al desastre

Preparación de los recursos en el nivel gubernamental, ambiental, técnico y económico para cubrir las necesidades de un desastre
Actividades de prevención y actividades de mitigación
Planificación y coordinación para casos de desastre entre los grupos de respuesta
Educación comunitaria
Entrenamiento y simulacros de desastres Obtención de equipo y material (suministros médicos, equipo de comunicación, generadores de energía para situaciones de emergencia, bolsas de arena, bombas, etc.)

Fase de advertencia

Mayor adecuación, activación del programa para casos de desastre y establecimiento del centro de operaciones de emergencia (COE)
Advertencia a la población
Advertencia a los hospitales
Evacuación/protección " local "
Preparativos previos al impacto

Fase del impacto

Soportar el impacto

Emergencia

Valoración de organizaciones que brindan asesoría relacionada con la respuesta en caso de un desastre

Aislamiento

Activación del plan para casos de desastre/establecimiento del COE, de no haberse realizado ya.
Mitigación de los daños o las lesiones posteriores
Recabar ayuda adicional o mutua
Preparativos para las actividades de búsqueda y rescate de las víctimas
Operación de los planes de hospitales para casos de desastre

Rescate

Establecimiento de puesto de mando
Evaluación
Búsqueda y rescate
Selección, establecimiento de puntos para reunir a los pacientes Establecimiento de rutas de vehículos de emergencia/transporte de pacientes

Remedio

Llegada de auxilio organizado
Relevo de socorristas por parte de grupos provenientes de las zonas no afectadas
Llegada de material y equipo de auxilio adicionales
Cuidado de los muertos
Provisión de alimentos de urgencia, albergues y ropas
Atención a las medidas sanitarias y otros aspectos de salud publica

Recuperación

Restauración de servicios comunitarios esenciales
Restablecimiento del orden comunitario
Satisfacer las necesidades de bienestar de las víctimas
Reparación de los daños en la comunidad
Valoración continua de los daños y obtención de ayuda local, estatal y federal.
Inicio de las medidas preventivas

Fuente: Adaptado con autorización de Dynes, RR: Comportamiento organizado en casos de desastre. Lexington, Mass., Libros Lexington Books, 1970, p. 56.

La advertencia incluye la detección y anticipación del acontecimiento de un desastre y la difusión de esta información y los datos concernientes a las medidas de protección y mitigamiento adoptadas por la comunidad. Es durante la fase de advertencia que se ponen en marcha los programas para situación de desastre, se establecen centros de operación de emergencia, y se evacúa el área afectada o se le brinda protección dentro de la misma. Obviamente, es esencial contar con un sistema de comunicaciones eficaz. Los preparativos finales se hacen anticipándose a la fase de impacto.

Durante esta fase pueden surgir algunos problemas. En primer lugar, muchos desastres no permiten la difusión de la información vital porque los sistemas de comunicaciones son inadecuados o porque no se cuenta con tiempo suficiente. En segundo lugar, cuando es posible poner sobreaviso a la comunidad, ésta debe reconocer la amenaza como legitima y grave. En tercer lugar, las frecuentes falsas alarmas pueden deteriorar gravemente la respuesta futura a las señales de advertencia de peligros reales.

Impacto

El impacto es la fase en que en realidad acaece el desastre y en la cual es poco lo que puede hacerse para mitigar los daños o para incrementar el número de sobrevivientes. Es esencialmente un periodo en que hay que soportar los efectos de la catástrofe y "mantenerse firme". La fase de impacto puede durar desde unos cuantos segundos o minutos (terremotos, choques de aviones o explosiones) hasta algunos días o semanas (inundaciones y ondas cálidas) e incluso meses (sequías y epidemias). Las personas que se encuentran dentro de un área de desastre quizá no capten en su totalidad la magnitud del hecho. De manera semejante, las comunidades vecinas con las que se cuenta para dar asistencia, acaso tambien desconozcan su magnitud. Es esencial realizar una valoración preliminar de los daños durante la fase de impacto (si es posible) o inmediatamente después, para determinar las prioridades, necesidades y limitaciones de la respuesta de emergencia.

Emergencia

La fase de emergencia comienza al finalizar el impacto y persiste hasta que ha pasado el peligro inmediato de destrucción adicional, en ese momento se organiza la comunidad para realizar las labores de restablecimiento y rehabilitación. La fase de emergencia puede dividirse en tres partes: 1) aislamiento, 2) rescate, 3) remedio.

El periodo de aislamiento es el intervalo en el que se requiere de acciones inmediatas de mitigación para evitar más pérdidas de vidas. Tales maniobras que ocurren al mismo tiempo en que el primer grupo de personal de socorro acude a la zona del desastre, incluyen una valoración preliminar de los heridos; incendios, rotura de las líneas de gas, agua y energía eléctrica; bloqueo de vías férreas y daño en los equipos y servicios esenciales. Se ponen en operación los programas para situación de desastre y se establece el centro de operaciones de emergencia (si no se hizo durante la fase de advertencia).

Es probable que las reacciones de las comunidades y organizaciones sin experiencia ni preparación previa en desastres sean apresuradas, faltas de coordinación e improductivas. Se concentran en la rapidez y no en la adecuación de su respuesta de socorro.

El periodo de rescate comienza cuando tos primeros sobrevivientes aplican, precisamente, los primeros auxilios a las víctimas, en especial a los propios miembros de su familia. Continúa con la llegada de la primera organización de socorro local, el establecimiento de un puesto de mando y la convergencia de otras entidades de rescate tanto locales como de poblados vecinos.

El número de víctimas rescatadas vivas y el hecho de que se les haya seleccionado y atendido adecuadamente, dependen de la preparación, organización y entrenamiento previos de las comunidades.

El periodo de remedio de la fase de emergencia comienza con el establecimiento de las operaciones de auxilio organizadas con personal profesional y con voluntarios. La confusión del periodo de rescate disminuye conforme se pone en marcha el periodo de remedio. De este modo, se brindan auxilios medicas, ropas, alimento y albergue, supervisados por profesionales. Hay movimiento de las víctimas dirigido hacia los hospitales. Se establecen las instalaciones de la morgue y se inicia la búsqueda coordinada y las actividades de reunión. Se llevan a cabo maniobras definitivas de mitigación destinadas a evitar lesiones y daños posteriores y comienza a prestarse atención a las medidas sanitarias y a otros aspectos de la salud pública.

Recuperación

La recuperación comienza durante la fase de emergencia y termina poco a poco, al reanudarse las funciones y el orden normales de la comunidad. Para las personas que se encuentran en el área del impacto, la recuperación es un proceso de reajuste que les lleva mucho tiempo (quizá les lleve toda la vida) y posiblemente se necesite ayuda para satisfacer las demandas de bienestar. Se llevarán al cabo las actividades de reparación y reconstrucción permanentes de las propiedades dañadas, la nueva siembra de cultivos y la restauración de todos los servicios públicos.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish