Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookConsecuencias Psicosociales de los Desastres : La Experiencia Latinoamericana (Programa de Cooperación Internacional en Salud Mental Simón Bolívar; 1989)
View the documentColaboradores
View the documentPrologo
View the documentIntroducción
open this folder and view contentsSección 1: Aspectos conceptuales metodológicos
close this folderSección 2: Aspectos clínicos de las víctimas de desastres
close this folder4. Evaluación de los problemas emocionales en albergues temporales a raíz de una inundación: necesidad de las actividades de investigación
View the documentIntroducción
View the documentEntorno
View the documentMetodología
View the documentResultados
View the documentComentarios: la evolución intrínseca de un desastre
View the documentComentario: predicción de los resultados
View the documentEstigma
View the documentExperiencia
View the documentConsecuencias para la intervención preventiva
View the documentAgradecimientos
View the documentReferencias
open this folder and view contents5. Alteraciones psiquiátricas agudas en una muestra de damnificados por los terremotos en la Ciudad de México
open this folder and view contents6. Desastre crónico y salud mental
open this folder and view contentsSección 3: La atención en salud mental para víctimas de desastres
open this folder and view contentsSección 4: Aspectos sociales y organizativos de los desastres
open this folder and view contentsSección 5: Educación, consultoría y capacitación en salud mental para desastres
 

Introducción

Las inundaciones constituyen eventos que ponen a prueba la capacidad de los encargados de salud pública y mental. Suelen ser cíclicas y constituyen las catástrofes naturales de mayor frecuencia y amplitud geográfica, y que mayores perjuicios ocasionan. El impacto y los daños físicos que producen son heterogéneos y son causa de lesiones y muerte. Su ataque puede ser gradual o repentino. Algunas de las víctimas han sufrido el mismo accidente en épocas pasadas. Aún más, en países en vías de desarrollo, las edificaciones hogareñas son particularmente vulnerables y las reconstrucciones son caras, de tal forma que no es raro que los damnificados permanezcan largo tiempo en refugios temporales. Gran parte de la literatura sobre desastres se ha ocupado del hecho mismo, del periodo inmediato ulterior, y de los efectos a largo plazo. El lapso de transición en que las víctimas esperan albergue permanente y normalización de su vida también es importante.

El impacto que tienen las inundaciones en la salud mental proviene no sólo del desastre inicial, sino también de sus secuelas, que pueden incluir la permanencia en un albergue temporal, lejos de la red de apoyo social comunitaria, de actividades de la vida diaria y del empleo. Todo el cuadro ha sido llamado adecuadamente "segundo desastre".(1) Para muchas víctimas surge la incertidumbre desde el comienzo, con los signos premonitorios de la inundación: no saben si terminarán por ser damnificados o evacuados. Después del trauma de la inundación y la evacuación, viene la incertidumbre sobre la magnitud de los daños y pérdidas y el bienestar de los seres queridos. Tampoco se sabe el tiempo que la víctima permanecerá en el albergue temporal y las opciones futuras que ante ella se abren. El retorno final o la reubicación constituyen asuntos complejos.(2) Puede intervenir ganancias secundarias. Algunos damnificados prefieren permanecer en los albergues hasta que el gobierno les brinde casas de mayor calidad que las que fueron destruidas. Esta exigencia por parte de ellos es comprensible; las edificaciones caseras en los países en vías de desarrollo, en particular las de zonas marginadas, que son las más vulnerables a los cataclismos naturales, no alcanzan los estándares comunes de vivienda, de tal forma que el albergue en si puede representar una mejor opción en algunos aspectos.(3) Surgen complicaciones si los albergues destinados a refugio temporal deben albergar a las víctimas en forma permanente.(3) De esta forma, aparece una comunidad transitoria(4) que necesita llevar a cabo las actividades de la vida diaria después del desastre; a pesar de que pudiera ser una "comunidad terapéutica"(5) que mitigue el impacto psicológico del desastre, pueden arraigarse y perpetuarse patrones de afrontamiento defectuosos. Las adaptaciones temporales deben ser tomadas en consideración al planear las medidas ininterrumpidas de auxilio.

Los servicios sociales de la localidad y las organizaciones de auxilio resienten la duración y la magnitud del impacto de la calamidad. El peso que soportan los trabajadores sociales y de otro tipo que suministran servicios directos es considerable. Abrumados por su sentimiento de simpatía por sus tareas, a menudo sufren, por una parte, deficiencias ambientales y del material de ayuda, y por la otra, las exigencias y resentimientos mal enfocados de alguna víctimas. Se han hecho investigaciones importantes respecto a la "forma de auxiliar a los auxiliadores" como serían los socorristas y personal de ayuda, en la fase aguda inmediata al desastre(6) y también a profesionales que laboran en campamentos de refugiados, después de la catástrofe.(7) Se ha prestado menor atención a los que tienen la responsabilidad diaria de satisfacer las necesidades de los damnificados, de un hecho que ocurrió muchos meses antes.(8)

El ensayo presente intentará esclarecer algunos de los aspectos de salud mental de las víctimas de una inundación que estaban en un refugio temporal en Santa Fe, ciudad de la porción norte-centro de Argentina. Incluye la valoración inicial de las perturbaciones propias de la evacuación y la vida en un albergue, en los evacuados. El estudio se hizo después de superar la fase aguda, unos diez meses, en promedio, después de la evacuación ocasionada por la inundación, de intensidad no sentida anteriormente. Un estudio sencillo que utilice las ideas y la asistencia de trabajadores locales se adapta en forma excelente a las necesidades de países en desarrollo.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish