Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to next section

close this bookDesastres: Preparativos y Mitigación - Boletín No. 085 - Octubre 2001 (OPS; 2001; 8 paginas) [EN] View the PDF document
View the documentNoticias de la OPS/OMS
View the documentOtros Organismos
View the documentPaíses Miembros
View the documentPublicaciones y Multimedia
View the documentBibliografía Selecta
 

Desastres: Preparativos y Mitigación - Boletín No. 085 - Octubre 2001

Organización Panamericana de la Salud
Oficina Regional de la
Organización Mundial de la Salud

Noticias e Información para la Comunidad Internacional

Editorial

¿Evacuamos prematuramente nuestros hospitales?

La evacuación de un hospital después de un desastre es una decisión delicada y arriesgada que debe ser tomada teniendo en cuenta muchas variables y tras una completa evaluación de la situación.

Con frecuencia, la salida de funcionamiento de un establecimiento de salud con posterioridad a un desastre no sólo es debida a los daños físicos producidos por un sismo, un huracán o un fenómeno similar. En los últimos desastres que han afectado a los países de Latinoamérica y el Caribe ha quedado en evidencia que muchos establecimientos de salud son evacuados totalmente, cuando en realidad los daños no justificaban tales acciones.

Estos hechos y reacciones se deben a la forma en que el sector salud se ha venido preparando para enfrentar los desastres. Se ha insistido mucho en la inclusión de planes de evacuación en los procedimientos hospitalarios de emergencias y desastres, sin antes establecer pautas para definir si es o no necesario evacuar. Por otra parte, muchas de las veces que se realizan simulacros hospitalarios, el hospital mejor calificado es el que más rápido realiza la evacuación. Es tiempo de revisar esta visión estrecha a la luz de las últi- mas experiencias y acontecimientos ocurridos.

El objetivo de evacuar un establecimiento de salud es salvaguardar la salud y vida de sus ocupantes. Sin embargo, si buscamos definir el objetivo de un establecimiento de salud con posterioridad a un desastre, sería asegurar la atención médica requerida a la población afectada por el mismo, ya sea en el interior o fuera del hospital. Generalmente hay un incremento en la demanda (heridos, enfermos, etc.) en las horas y días posteriores a los desastres. Además se necesitan varios días, semanas e incluso meses para restablecer el normal funcionamiento de un hospital evacuado. Una evacuación innecesaria supondría una pérdida substancial en la atención de salud durante todo el período que dejara de operar.

La decisión de evacuar es una decisión estratégica que implica, más que considerar el cómo y dónde se realiza la evacuación, considerar como asegurar la atención médica a la población afectada, tomando en cuenta que mucha de ella requerirá servicios de alta resolución que sólo un establecimiento de salud formal puede prestar. Por tanto, en muchas ocasiones la decisión de evacuar dependerá también de sí es el único hospital funcionando o es parte de una red de salud.

De manera preliminar se puede considerar que para tomar la decisión de evacuar un establecimiento de salud, primero se deberían responder a las siguiente preguntas:

• ¿La magnitud de los daños físicos que presenta el establecimiento obliga a su evacuación? (este dictamen debería basarse en criterios de profesionales idóneos como: arquitectos, ingenieros u otros profesionales relacionados con el área de la construcción).

• ¿Se deben evacuar todas las instalaciones? En la mayoría de los casos es solamente necesario desalojar sólo una parte del establecimiento.

• ¿Cómo se asegurarán los servicios de salud a la población afectada por el desastre?

• ¿Dónde evacuar? (Reubicación en otro establecimiento de salud u otra infraestructura disponible, uso de hospitales temporales o de campaña)


Por otro laso, se debe prestar especial atención al uso de hospitales temporales y de campaña con posterioridad a desastres naturales, sobre todo, cuando el uso de los mismos se extiende por varios meses e incluso años. Muchas veces no reúnen las condiciones mínimas de higiene y saneamiento para asegurar y proteger la salud de los pacientes y usuarios, además de tener un costo altísimo. Por esto, en algunas ocasiones, ponen en riesgo la salud de sus ocupantes, con lo cual la decisión de evacuar atenta contra su propio objetivo de salvaguardar su salud.

La decisión de evacuar un establecimiento de salud debería estar íntimamente ligada con la magnitud de los daños reales que sufre su infraestructura, pero en la práctica, también intervienen factores humanos como la salud mental de sus ocupantes (pacientes y personal de salud). En algunos casos, por temor solamente y mala información, el personal hospitalario y los mismo pacientes son capaces de arriesgar su vida en una evacuación innecesaria.

Para evitar esto es necesario fortalecer la seguridad, y la confianza del personal de salud con posterioridad a un desastre. La mejor forma es que conozcan la vulnerabilidad del establecimiento de salud frente a los desastres, y aprendan a convivir con las misma.

La evacuación de los establecimientos de salud en caso de desastres no es comparable a una evacuación de otro tipo de edificio, por ejemplo, por una falsa alerta por incendio. Debe ser la última medida a tomar para preservar la salud de los pacientes y la población. Es necesario tomar previamente las medidas que permitan reducir la vulnerabilidad física de estos establecimientos, contar con planes hospitalarios de emergencia que se adecuen y consideren la vulnerabilidad real existente, informar al personal administrativo y profesional del hospital, así como a la población que sirve la institución.

Evitar, cuando sea posible, la evacuación de los establecimientos de salud con posterioridad a un desastre, preservando el funcionamiento de los establecimientos de salud, es la forma más fiable de asegurar la atención médica adecuada a la población con posterioridad a los desastres.

Género y desastres

La recolección y diseminación de información es una de las mejores estrategias para crear conciencia y cambiar actitudes.

Muchos expertos y trabajadores en sectores de reducción de desastres parecen estar de acuerdo en que un fuerte y bien fundado énfasis en el tema género es uno de los ingredientes clave para el éxito en el desarrollo de una comunidad y en programas de manejo de desastres. La ausencia de conciencia del tema género en un proyecto de prevención de desastres puede hacer fracasar el proyecto, a pesar de invertir considerable tiempo y dinero.

Después de un desastre la asistencia se dirige normalmente a proporcionar techo o alimentos o asistencia médica. Esto es, desde luego sumamente importante. Sin embargo, para aumentar la adaptabilidad de la comunidad en su totalidad, la respuesta debe considerar el tema de género, para así reconstruir una sociedad saludable. Además, cuando los desastres causan el desplazamiento masivo de poblaciones, pueden surgir problemas como el aumento de la violencia en el hogar o el alcoholismo. Una respuesta a estos problemas requiere acciones adaptadas por género para ser eficaces.

Hay una necesidad urgente de dar énfasis a este enfoque, involucrando a todos los actores sociales, incluyendo las ONG y las dependencias gubernamentales locales. Uno de los medios para lograr este objetivo es proporcionar la información apropiada mediante servicios como los que ofrece el CRID.

El Centro Regional de Información sobre Desastres ha recolectado una cantidad de publicaciones internacionales que podrá encontrar en su página de Internet: http://www/crid.or.cr. Esta colección incluye temas como: acatamiento de las normas de ACNUR en mujeres refugiadas, niños y el medio ambiente; ayuda alimentaria y género en emergencias; igualdad de los recursos en género y salud, y muchos más. Se puede acceder a estos documentos haciendo clic en "otros temas de interés". Si usted tiene otros documentos relacionados a género y desastres le agradecemos que los envíe al CRID a la dirección que se menciona en la página 8.

 

to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish