Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookLa Salud Mental de los Refugiados (ACNUR, OMS; 1997; 144 paginas) [EN] [FR]
View the documentNota de agradecimiento
open this folder and view contentsIntroducción
open this folder and view contentsSección 1. Cómo prestar ayuda
open this folder and view contentsSección 2. Estrés y relajación
open this folder and view contentsSección 3. Síntomas funcionales
open this folder and view contentsSección 4. Trastornos mentales más frecuentes
open this folder and view contentsSección 5. Ayuda a los niños refugiados
open this folder and view contentsSección 6. Medicina tradicional y curanderos tradicionales
open this folder and view contentsSección 7. Problemas de alcohol y de otras drogas
open this folder and view contentsSección 8. Ayuda a las víctimas de torturas u otras violencias
close this folderSección 9. Ayuda a las víctimas de violaciones y a sus comunidades
View the documentAlgunos datos sobre la violación y el trauma causado por la violación
View the documentCómo identificar a las víctimas de violaciones
View the documentCómo ayudar a las víctimas de violaciones
View the documentGrupos de apoyo
View the documentOtras sugerencias al personal de socorro
View the documentNotas para los administradores de campamentos
View the documentSección 10. Organización de servicios para promover la salud mental y el bienestar de los refugiados
View the documentOtras publicaciones de la OMS sobre temas afines
View the documentCubierta posterior
 

Cómo ayudar a las víctimas de violaciones

• Respetar la confidencialidad manteniendo el secreto en todos los casos de violación. Es indispensable la más estricta confidencialidad. Si la víctima de una violación considera que no puede confiar en un consejero o agente de socorro, ella sufrirá y estos no podrán hacer bien su trabajo. Por ejemplo, se debe ser sumamente cuidadoso en no contar sucesos o episodios de manera que una persona violada pueda pensar que son los que le han acaecido a ella, aunque no se mencione su nombre. La víctima de una violación, y las demás mujeres, desconfiarán de que el consejero o el agente vayan a saber guardar el secreto sobre lo que a ellas les haya pasado. Esto puede disuadir de hablar sobre su caso a otras víctimas que todavía no lo hayan hecho.

La confidencialidad conlleva no decir a otras personas el nombre de la víctima ni revelar su identidad. La información escrita y las fichas sobre la víctima deben guardarse cerradas con llave. Puede suceder que algunas víctimas prefieran no contar lo que les ha pasado al personal de socorro y ni siquiera a sus maridos y familiares.

• Reconoce que la violación y otras formas de violencia sexual contra las refugiadas son frecuentes. Las chicas y mujeres que han sido violadas no desean en ocasiones hablar con otras personas sobre su tragedia porque sienten que se han convertido en motivo de vergüenza y deshonra.

• Si la víctima ha contraído una enfermedad de transmisión sexual o ha quedado embarazada como consecuencia de la violación, cuida de que acuda a un centro médico o de salud. No la fuerces a tomar decisiones, pero deja bien claro que necesita asistencia médica profesional.

• Muestra tu apoyo e interés por la víctima de una violación. Escúchala. No hagas juicios morales sobre ella.

• Deja que la víctima hable cuando esté dispuesta a hacerlo. Hablará cuando sienta que puede confiar en tí. No la presiones a tomar decisiones.

• No hagas repetir a la víctima muchas veces el relato de su violación.

• Busca la manera de poner fin al aislamiento social de la persona violada.

• Discute tus impresiones con otros responsables de la ayuda a los refugiados para intercambiar experiencias.

• Organiza grupos de apoyo para las víctimas de violaciones y para tí mismo. Todos necesitamos a alguien en quien apoyamos para obtener respaldo emocional y social y comprensión.

• Ayuda a las autoridades a preparar hojas sueltas o información escrita de carácter general en los idiomas de los refugiados. Esa información debe estar a disposición de todos. Así, no sólo las refugiadas, sino también los refugiados varones, estarán mejor informados sobre la violación y la violencia sexual en general.

Cuatro pasos para el tratamiento

Una vez que haya indicaciones suficientes de que una joven o una mujer está sufriendo como consecuencia de su violación, se han de dar los pasos siguientes con vistas a su atención y tratamiento.

Paso 1. Explica a la persona violada que lo que le sucedió no es culpa suya. Esto es especialmente importante para aquellas mujeres que, por razones culturales o religiosas, creen que la tragedia de la violación fue en castigo por algo malo que habían hecho.

Paso 2. Es frecuente que la víctima de una violación, se considere impura y mala. En algunas culturas, se considera que el valor de una mujer está en su virginidad, modestia y «limpieza» femenil. En esas culturas es creencia común que con la violación una mujer queda desvalorizada e impura. Para modificar esas creencias y actitudes, busca la ayuda de los dirigentes religiosos. Por ejemplo, podrían ayudar a la víctima oficiando ceremonias religiosas especiales de purificación y rezando por ella y con ella, así como con la comunidad.

Paso 3. Impulsa a la víctima a expresar su ira contra el violador. Culpar al violador hará que no se culpe a sí misma.

Paso 4. Aconseja a la víctima algunas maneras de evitar la violación en el futuro. Después de anochecido es más seguro ir en grupo que sola. Los refugiados deben establecer un sistema para denunciar ante las autoridades competentes a los hombres que hagan intentos de violación.

Trauma muy intenso

El trauma que sufren las víctimas de violaciones es a veces tan fuerte que no se pueden mitigar sus efectos en breve tiempo incluso con apoyo psicológico y medicación. Solo dará resultados una atención constante hasta que la víctima esté completamente bien.

Puede ser conveniente discutir con un consejero experto los pasos siguientes, enderezados a un apoyo más intensivo a las víctimas que padezcan trauma severo:

Paso 1. Cuidar de que la víctima tenga acceso a un consejero experimentado con el que se pueda reunir como mínimo una hora por semana.

Paso 2. El consejero debe trabajar en equipo con una mujer que sea agente de salud o de asistencia social de la misma cultura que la persona violada.

Paso 3. El consejero y la agente deben trabajar en estrecho contacto con otros proveedores de servicios, miembros de la comunidad y diligentes religiosos para que todos aprendan a tratar con tacto y comprensión a las víctimas de violaciones.

Paso 4. La agente y los proveedores de servicios deben cooperar con el fin de encontrar actividades útiles para las víctimas de violaciones. La mayoría de las refugiadas dicen que hacer algo que responda a las necesidades suyas o de sus familias les evita estar pensando continuamente en la violación.

Los hombres que han presenciado la violación de miembros de su familia suelen también padecer trauma y necesitan ayuda para superarlo.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish