Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookSerie Manuales y Guías sobre Desastres, No. 5 - Manejo de Cadáveres en Situaciones de Desastre (OPS; 2004; 207 paginas) [EN] View the PDF document
View the documentAgradecimientos
View the documentPrefacio
View the documentIntroducción
open this folder and view contentsCapítulo 1: Preparativos paracasos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 2: Trabajo médico-legal
open this folder and view contentsCapítulo 3: Consideraciones sanitarias en casos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 4: Aspectos socioculturales
open this folder and view contentsCapítulo 5: Aspectos psicológicos
open this folder and view contentsCapítulo 6: Aspectos legales
close this folderCapítulo 7: Estudios de caso
open this folder and view contentsExperiencia peruana en el manejo de cadáveres en situaciones de desastre: incendio de mesa redonda. 29 de diciembre de 2001, lima-perú
close this folderManejo de cadáveres en el deslave del volcán casita en nicaragua: crónica de un desastre dentro del desastre
View the documentResumen
View the documentIntroducción
View the documentMateriales y métodos
View the documentResultados
View the documentLa escena del desastre
View the documentRespuesta institucional
View the documentManejo de cadáveres
View the documentDiscusión
View the documentBibliografía
View the documentRecomendaciones finales
View the documentMitos y realidades del manejo de cadáveres
View the documentGlosario
View the documentCouverture Arrière
 

Discusión

Cuando ocurrió el deslave del volcán Casita, como consecuencia de las precipitaciones del huracán Mitch en octubre de 1998, Nicaragua no contaba con las estructuras organizativas ni con el marco legal que le permitiera enfrentar este tipo de desastres4. Además, no existía en ese entonces el Instituto de Medicina Legal5 ni el Ministerio Público. Este vacío institucional y jurídico fue determinante para que el manejo de los cadáveres no se hubiera realizado con una visión médico-legal.

4 Anónimo. Informe: huracán Mitch y Nicaragua. Páginas 47-60, 1999.

5 Decreto No. 63-99. Reglamento de la Ley 260, Ley Orgánica del Poder Judicial de la República de Nicaragua, Capitulo XII, Sección 1ra, Del Instituto de Medicina Legal y de los Médicos Forenses, La Gaceta No 104, 2 de junio de 1999.


Es muy probable que el manejo de los 2.500 cadáveres que causó el deslave del volcán Casita estuviera dirigido principalmente a controlar rápidamente un potencial foco de infección para evitar brotes epidémicos, en vista de que los cadáveres tenían tres días de estar muertos y estaban en avanzado estado de descomposición. Por ello, las autoridades del Ministerio de Salud y del Ejército de Nicaragua tomaron la decisión de quemar y enterrar en el sitio en que se encontraban los cadáveres6. Además, habría que agregar la falta de instalaciones físicas para depositar los miles de cadáveres, la falta de transporte, los daños graves que sufrieron la red de caminos y carreteras necesarios para trasladar los cuerpos a morgues temporales y las condiciones casi impenetrables en que quedó la zona donde ocurrió el desastre.

6 García Y. Comunicación personal, Centro de Salud de Posoltega, 2003.


Nicaragua ha escrito parte de su historia con desastres naturales. El primer relato de tales acontecimientos proviene de Colón, cuyas embarcaciones fueron arrastradas hacia el norte de las costas del Caribe de Nicaragua, por un huracán en septiembre de 1502. Otros desastres recientes incluyen el terremoto de Managua de 1931 que causó alrededor de 4.000 muertos y el de 1972 en el que murieron unas 10.000 personas7. Lo más probable es que en todos los desastres que han ocurrido a lo largo de la historia de Nicaragua, el manejo de los cadáveres se haya realizado con el mismo criterio con el que se manejaron en el del Casita: como no hay mano criminal no es necesario realizar una investigación médico-legal y, por consiguiente, lo más importante es disponer rápidamente de los cadáveres para evitar cualquier epidemia.

7 Anónimo. Informe: huracán Mitch y Nicaragua. Paginas 47 - 60, 1999


Las observaciones realizadas en otros países donde han ocurridos desastres que han causado gran cantidad de muertes sugieren que los cadáveres humanos que mueren por el desastre no son importantes focos de contaminación y que, por lo tanto, los riesgos de epidemias son mínimos8. Por tal motivo, se aconseja tomarse el tiempo necesario y procurarse las condiciones mínimas para realizar adecuadamente la identificación de los cadáveres y hacer entrega de ellos a sus familiares para que se cumplan todas las tradiciones religiosas, culturales y sociales que implica el enterramiento de una persona fallecida.

8 OPS/OMS. Taller de validación del borrador del Manual de manejo de cadáveres en situaciones de desastres, 2003


Desde el punto de vista legal es de gran importancia establecer la identidad de la víctima, la causa, la manera, la fecha y las circunstancias de la muerte, así como también es fundamental la certificación de la muerte9. Además, la muerte en situaciones de desastre es de naturaleza violenta y de etiología accidental, por lo que requiere investigación médico-legal. Es por ello que el manejo de los cadáveres en situaciones de desastre debe ser una responsabilidad de las instituciones médico-legales en colaboración con la Policía, la Fiscalía, el Ministerio de Salud y otras instituciones de apoyo como el Ejército, los Bomberos y las Facultades de Medicina, entre otros.

9 Argüello H, Duarte Z. Manual de procedimientos del Instituto de Medicina Legal de Nicaragua. Guía para el manejo de cadáveres en situaciones de desastres; 2002..


El huracán Mitch que ocurrió en 1998 condujo a la creación en Nicaragua del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), mediante la Ley 337, publicada en la Gaceta No. 70 del 7 de abril del 2000. Esta estructura es multisectorial, multidisciplinaria e intraterritorial y forma parte de ella el Instituto de Medicina Legal que tiene a su cargo la coordinación del manejo de cadáveres en situaciones de desastre.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish