Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookSerie Manuales y Guías sobre Desastres, No. 5 - Manejo de Cadáveres en Situaciones de Desastre (OPS; 2004; 207 paginas) [EN] View the PDF document
View the documentAgradecimientos
View the documentPrefacio
View the documentIntroducción
open this folder and view contentsCapítulo 1: Preparativos paracasos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 2: Trabajo médico-legal
open this folder and view contentsCapítulo 3: Consideraciones sanitarias en casos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 4: Aspectos socioculturales
close this folderCapítulo 5: Aspectos psicológicos
View the documentIntroducción
View the documentVulnerabilidades específicas
View the documentEl duelo
View the documentEl proceso de duelo alterado
View the documentLos trastornos psiquiátricos en los sobrevivientes
View the documentLa notificación de la desaparición o muerte y el reconocimiento de cadáveres
View the documentAtención psicosocial a los sobrevivientes
View the documentAtención psicosocial a los equipos de respuesta, en especial al personal que trabajó en la identificación y la disposición de cadáveres
View the documentLa importancia de una información veraz, adecuada y oportuna
View the documentPapel de las autoridades
View the documentConclusiones
View the documentBibliografía
open this folder and view contentsCapítulo 6: Aspectos legales
open this folder and view contentsCapítulo 7: Estudios de caso
View the documentRecomendaciones finales
View the documentMitos y realidades del manejo de cadáveres
View the documentGlosario
View the documentCouverture Arrière
 

Conclusiones

El afrontamiento de una situación de emergencia en la cual se ha producido un gran número de cadáveres no es solamente un problema del sector salud; en el mismo se involucran otros actores como instituciones gubernamentales, ONG, autoridades locales y la propia comunidad. Entre las medidas inmediatas más generales que contribuyen a crear un clima de orden y tranquilidad emocional están:

• Una respuesta acertada y ordenada, por parte de las autoridades.

• Información veraz y oportuna.

• Favorecer la cooperación interinstitucional y la participación de la comunidad.

• Garantizar los servicios básicos de salud y priorizar la atención sicosocial a los sobrevivientes.

• Brindar atención prioritaria a los grupos más vulnerables y tomar en consideración las diferencias relacionadas con el género y la edad.

• Prever el incremento de personas con manifestaciones de duelo alterado o trastornos psiquiátricos y facilitar su adecuada atención.

• Garantizar el manejo cuidadoso y ético de los cadáveres por parte de los cuerpos de socorro.

• Establecer una manera clara, ordenada e individualizada de realizar las notificaciones de las muertes y desapariciones.

• Evitar los enterramientos masivos o en fosas comunes. Promover la identifi cación y el registro apropiado de los cadáveres, así como la entrega de los mismos a sus familiares, de manera que se respeten los deseos y las costum bres de las familias.


Es necesario que las vivencias traumáticas, así como las pérdidas y el duelo, adquieran diferentes formas de expresión según la cultura. Los conceptos predomi- nantes sobre la vida y la muerte y la ejecución de los ritos de despedida de los seres queridos adquieren relevancia en los procesos de aceptación y reelaboración de lo sucedido.

Deben tenerse en cuenta los efectos tardíos que aparecen en situaciones de desastre con gran número de fallecidos, con el propósito de diseñar estrategias de intervención apropiadas para la prevención y el control eficaz de los mismos. Sin embargo, las respuestas institucionales más frecuentes están basadas en la atención psiquiátrica individual y sirven sólo a un número muy reducido de las personas afectadas.

En el caso de las masacres, se enfatiza en la necesidad de medidas de mediano y largo plazo para lograr la reconstrucción del tejido social:

• Resarcimiento (material e indemnización).

• Atención humanitaria y respeto de los derechos humanos de los sobrevivientes.

• Recuperación de la memoria colectiva y la dignificación de las víctimas.

• Exhumaciones que pueden contribuir al esclarecimiento de los hechos y a facilitar el proceso de duelo familiar y comunitario.

• Papel activo de los diferentes actores (estado y sociedad civil).

• Fomentar la convivencia pacífica.

• Cambios sociales y políticos que contribuyan al bienestar general, la construcción de la paz y la democracia.


Muchos países de nuestra región han sido afectados históricamente por eventos traumáticos múltiples como conflictos armados y desastres naturales, en un contexto de apreciable adversidad socioeconómica. Las pérdidas humanas y materiales han sido enormes; se impone afrontar la recuperación sicosocial de estas poblaciones como una política de estado en el marco de una atención integral de salud.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish