Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookSerie Manuales y Guías sobre Desastres, No. 5 - Manejo de Cadáveres en Situaciones de Desastre (OPS; 2004; 207 paginas) [EN] View the PDF document
View the documentAgradecimientos
View the documentPrefacio
View the documentIntroducción
open this folder and view contentsCapítulo 1: Preparativos paracasos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 2: Trabajo médico-legal
open this folder and view contentsCapítulo 3: Consideraciones sanitarias en casos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 4: Aspectos socioculturales
close this folderCapítulo 5: Aspectos psicológicos
View the documentIntroducción
View the documentVulnerabilidades específicas
View the documentEl duelo
View the documentEl proceso de duelo alterado
View the documentLos trastornos psiquiátricos en los sobrevivientes
View the documentLa notificación de la desaparición o muerte y el reconocimiento de cadáveres
View the documentAtención psicosocial a los sobrevivientes
View the documentAtención psicosocial a los equipos de respuesta, en especial al personal que trabajó en la identificación y la disposición de cadáveres
View the documentLa importancia de una información veraz, adecuada y oportuna
View the documentPapel de las autoridades
View the documentConclusiones
View the documentBibliografía
open this folder and view contentsCapítulo 6: Aspectos legales
open this folder and view contentsCapítulo 7: Estudios de caso
View the documentRecomendaciones finales
View the documentMitos y realidades del manejo de cadáveres
View the documentGlosario
View the documentCouverture Arrière
 

El duelo

Es de esperarse que después de la muerte de uno o varios seres queridos se presente la tristeza, el sufrimiento y la aflicción. El período de duelo es aquél en el cual la persona asimila lo sucedido, lo entiende, lo supera y reconstruye su vida. Éste es un proceso normal que no debe apresurarse ni tratar de eliminarse, así como tampoco considerarlo como una enfermedad.

En nuestra cultura se siente la necesidad de recordar al ser querido, de conmemorar su vida y su muerte, como expresión de "que no será olvidado", así como para enfrentar los propios sentimientos de tristeza. La tumba, una lápida, una foto o flores en la casa son formas comunes de hacerlo. La realización de los rituales que establece la cultura comunitaria es parte importante del proceso de recuperación de los sobrevivientes.

El duelo se vivencia con una mezcla de tristeza, angustia, miedo e ira; en el momento más crítico llega a los extremos del dolor emocional muy intenso y la desesperación. Después viene el alivio progresivo y concluye con expresiones de confianza y esperanza renovadas.

El proceso de duelo implica:

• liberarse o dejar atrás la relación con la persona fallecida,
• adaptarse al mundo en otras condiciones, y
• el esfuerzo por establecer nuevas relaciones.


El modo de afrontar la pérdida y llevar el duelo adecuadamente está en estrecha relación con los siguientes factores:

• la personalidad del sobreviviente y la fortaleza de sus mecanismos de defensa,
• la relación con el fallecido,
• las circunstancias en que ocurrieron los hechos, y
• la red de apoyo social (familia, amigos y comunidad).


En situaciones de muertes masivas se han descrito los miedos y sentimientos que experimentan los sobrevivientes1:

• Pesadumbre y aflicción por la pérdida de familiares y amigos que, en ocasiones, coexisten con pérdidas de tipo material. También existen pérdidas más sutiles y a veces intangibles, como la pérdida de la fe en Dios, la pérdida del sentido de la vida, etc.

• Miedos prácticos: los temores a asumir los nuevos roles que le impone la desaparición de un miembro de la familia (la esposa viuda que se convierte en jefa del hogar) o el padre viudo a cargo de los hijos.

• Miedos recurrentes a que pueda ocurrir algo nuevamente o que la muerte se va a cernir sobre otros miembros de la familia o la comunidad.

• Miedo personal a morir: el miedo a lo desconocido o a enfrentar a Dios.

• Sentimientos de soledad y abandono: es frecuente que los sobrevivientes experimenten que los familiares y amigos los abandonan en momentos difíciles.

• Miedo a olvidar o ser olvidado.

• Enojo: se sienten molestos contra los que los murieron y lo descargan contra familiares o amigos cercanos.

• Sentimientos de culpa: se sienten culpables en alguna medida de la muerte de los seres queridos. A veces, lo que suceda después de la muerte incrementa este sentimiento.

• Vergüenza después de la muerte de un ser querido, por circunstancias que rodearon el fallecimiento de la persona (su comportamiento, humillaciones, etc.); o vergüenza por las condiciones en que queda la familia después de los sucesos.

 

1 James JW, Friedman R. The grief recovery handbook. New York: Harpel Perennial; 1998.
Matsakis A. Survivor guilt: a self-help guide. Oakland: New Harbinger Publications; 1999. Prewitt J. Ayuda psicosocial en desastres: un modelo para Guatemala. Guatemala: Cruz Roja Americana; 2002. Rodríguez J. Principios generales para la atención psicosocial en situaciones de desastres. Conferencia dictada en el Congreso Latinoamericano de Psiquiatría (APAL), Guatemala, junio de 2002.


Las manifestaciones psicológicas más frecuentes en situaciones de duelo son2:

• Recuerdos muy vivos y reiterativos del fallecido y de lo ocurrido.

• Nerviosismo o miedo, tristeza y llanto. Deseos de morir.

• Problemas con el sueño y el apetito.

• Problemas de memoria y para la concentración mental.

• Fatiga y pocas motivaciones y dificultades para retornar al grado normal de actividad.

• Tendencia al aislamiento y la soledad.

• Mezcla de sentimientos o emociones como: reproche a sí mismo, inculpar a otros, frustración, impotencia, enojo, sentirse abrumado, etc.

• Descuido del aspecto y la higiene personal.

• Manifestaciones corporales como: mareos, náuseas, dolor de cabeza, opresión precordial, temblores, dificultad para respirar, palpitaciones, sequedad en la boca y aumento de la tensión arterial.

2 OPS/OMS. Protección de la salud mental en situaciones de desastres y emergencias. Washington, D.C.: OPS/OMS; 2002. Rodríguez J. Psicoterapia: una relación de ayuda. Guatemala: Empretec; 1999.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish