Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookSerie Manuales y Guías sobre Desastres, No. 5 - Manejo de Cadáveres en Situaciones de Desastre (OPS; 2004; 207 paginas) [EN] View the PDF document
View the documentAgradecimientos
View the documentPrefacio
View the documentIntroducción
open this folder and view contentsCapítulo 1: Preparativos paracasos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 2: Trabajo médico-legal
open this folder and view contentsCapítulo 3: Consideraciones sanitarias en casos de muertes masivas
open this folder and view contentsCapítulo 4: Aspectos socioculturales
close this folderCapítulo 5: Aspectos psicológicos
View the documentIntroducción
View the documentVulnerabilidades específicas
View the documentEl duelo
View the documentEl proceso de duelo alterado
View the documentLos trastornos psiquiátricos en los sobrevivientes
View the documentLa notificación de la desaparición o muerte y el reconocimiento de cadáveres
View the documentAtención psicosocial a los sobrevivientes
View the documentAtención psicosocial a los equipos de respuesta, en especial al personal que trabajó en la identificación y la disposición de cadáveres
View the documentLa importancia de una información veraz, adecuada y oportuna
View the documentPapel de las autoridades
View the documentConclusiones
View the documentBibliografía
open this folder and view contentsCapítulo 6: Aspectos legales
open this folder and view contentsCapítulo 7: Estudios de caso
View the documentRecomendaciones finales
View the documentMitos y realidades del manejo de cadáveres
View the documentGlosario
View the documentCouverture Arrière
 

Atención psicosocial a los sobrevivientes

Frecuentemente se enfrenta un panorama desolador con numerosas pérdidas humanas y materiales en una situación de inseguridad y angustia.

Los familiares de los desaparecidos son atormentados por la duda y falta de certeza en cuanto a lo que realmente ocurrió. También, cuando las víctimas han sido enterradas en fosas comunes o cremadas y no fueron debidamente identificadas, se crea una situación de dolor prolongado e incertidumbre entre los familiares.

En los primeros momentos es necesario utilizar técnicas de intervención en crisis para los sobrevivientes. A continuación se dan algunas recomendaciones 13:

• Tratarlos como sobrevivientes activos y no como víctimas pasivas.

• Asistir y mostrar preocupación por la seguridad física y la salud.

• Asegurarse que tengan abrigo, alimentación, vestuario y que puedan dormir.

• Proporcionar apoyo emocional y un sentido de conexión con otras personas.

• Asegurar privacidad y confidencialidad en la comunicación.

• Facilitar que ventilen o cuenten su historia y afloren las emociones.

• El que ofrece la ayuda psicológica debe desarrollar el sentido de escuchar responsable, cuidadosa y pacientemente. Los miembros de los equipos de respuesta deben explorar sus propias concepciones y preocupaciones sobre la muerte y no deben imponer su visión a aquéllos que ayudan.

• No darle carácter médico a la atención. No tratar a las víctimas, necesariamente, como enfermos.

• Más que dar consejos, debe permitirse la reflexión sobre lo sucedido y cómo enfrentar el futuro. Las orientaciones deben referirse más bien a cuestiones prácticas y canales de ayuda que se abren.

• Proveer tanta información como sea posible y escuchar las dudas y problemas para contribuir a canalizarlos.

• Favorecer el retorno a la vida cotidiana lo antes posible.

• Evitar la intromisión de la prensa u otros grupos.

• El apoyo espiritual o religioso es, generalmente, un instrumento valioso para calmar a los familiares.

13 OPS/OMS. Protección de la salud mental en situaciones de desastres y emergencias. Washington, D.C.: OPS/OMS; 2002. Rodríguez J. Psicoterapia: una relación de ayuda. Guatemala: Empretec; 1999.


Un elemento importante en el manejo de los duelos es favorecer la rápida tramitación de la funeraria y lograr que sea gratuita o accesible para las personas de bajos ingresos. La demora en la entrega de los cadáveres y la incertidumbre sobre los recursos para el pago de los servicios funerarios crea aún mayor angustia y sufrimiento.

Frecuentemente, las autoridades no conceden mayor importancia al problema de los servicios funerales, sobre todo en medio de la situación de caos creada por el desastre. Sin embargo, para los familiares tiene una gran significación y puede ser motivo de protestas y malestar colectivo.

Los criterios de remisión a un especialista (psicólogo o médico psiquiatra) son limitados y específicos:

• Síntomas persistentes o agravados que no se han aliviado con las medidas iniciales.
• Dificultades importantes en la vida familiar, laboral o social.
• Riesgo de complicaciones, en especial, el suicidio.
• Problemas coexistentes como alcoholismo u otras adicciones.
• Las depresiones mayores, psicosis y el trastorno por estrés postraumático son cuadros psiquiátricos graves que requieren de atención especializada.


El uso de medicamentos debe estar restringido a los casos estrictamente necesarios y sólo prescritos por facultativos. No es recomendable el uso indiscriminado y por largos períodos de psicofármacos; algunos, como los tranquilizantes, tienen efectos secundarios importantes y crean adicción.

La gran mayoría de los casos pueden y deben atenderse ambulatoriamente, en su contexto familiar y comunitario. Por lo general, la hospitalización no es necesaria. En la vida cotidiana es donde se activa la recuperación sicosocial de las personas después de los eventos traumáticos importantes.

Para los niños sobrevivientes se recomienda:

• Una estrategia de recuperación psicosocial flexible y no profesionalizada.

• Considerar la escuela, la comunidad y la familia como espacios terapéuticos fundamentales. Los maestros, el personal comunitario, los grupos de mujeres y los grupos de jóvenes se convierten en agentes de trabajo con los menores.

• Fortalecer la capacitación, la atención y la motivación del personal que trabaje con niños.

• Las técnicas grupales lúdicas son instrumentos esenciales para la recuperación psicosocial de los niños. Deben combinarse con la recreación y el deporte.

• Favorecer, lo antes posible, el retorno a la vida normal incluyendo la escuela.

• Aprovechar las tradiciones populares en lo referente a los cuidados y la atención de los menores afectados.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish