Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
close this folder4. Preparación y respuesta en salud pública
View the document4.1 Antecedentes
open this folder and view contents4.2 Preparación
open this folder and view contents4.3 Respuesta
View the documentBibliografía
View the documentApéndice 4.1: Principios del análisis de riesgos
View the documentApéndice 4.2: Los incidentes de sarín en Japón
View the documentApéndice 4.3: La liberación intencional de esporas de ántrax a través del sistema postal de los Estados Unidos
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
open this folder and view contentsAnexo 1: Agentes químicos
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

Apéndice 4.3: La liberación intencional de esporas de ántrax a través del sistema postal de los Estados Unidos

Durante el otoño de 2001, varias cartas que contenían esporas de Bacillus anthracis fueron enviadas a través del sistema postal de los Estados Unidos, originando 11 casos de carbunco por inhalación, 5 de ellos fatales, y 11 casos confirmados o sospechosos de carbunco cutáneo no fatal. El primer inicio, de carbunco cutáneo, se presentó a finales de septiembre y el último, de carbunco por inhalación, a mediados de noviembre. De las cuatro cartas que se recuperaron, una estaba remitida a un locutor de noticias de televisión, otra al editor de un periódico, éstas dos en Nueva York, y las otras dos a senadores de los Estados Unidos en Washington, DC.

Veinte de 22 pacientes estuvieron expuestos en sus sitios de trabajo, los cuales se encontraron contaminados con esporas de ántrax. Nueve de ellos habían trabajado en las instalaciones de procesamiento de correo del servicio postal de los Estados Unidos (United States Postal Service, USPS) por las cuales habían pasado las cartas. Dos pacientes, ambos con carbunco fatal por inhalación, no habían estado expuestos al correo ni a los locales contaminados.

Las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y de secuencias de ADN indicaron que todos los ataques involucraban la misma cepa de B. anthracis. Un año después de los ataques, dos instalaciones de procesamiento de correo de los Estados Unidos permanecían cerradas, pendientes de descontaminación, y la responsabilidad de las cartas continúa siendo un misterio.

Este apéndice delinea algunos de los antecedentes sobresalientes y resume la información sobre las cartas, los pacientes, la respuesta de salud pública y las operaciones de limpieza. Las fuentes incluyen reportes y publicaciones de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de los Estados Unidos, el Federal Bureau of Investigation (FBI) de los Estados Unidos y del USPS, así como las audiencias del Congreso de los Estados Unidos, comunicados oficiales a la prensa, la literatura médica y versiones de los funcionarios del USPS y de los empleados postales.

Antecedentes

En 1990, inmediatamente antes de la Guerra del Golfo, la preocupación de los Estados Unidos por los ataques potenciales con ántrax hizo que se vacunara a más de 100.000 miembros del personal militar. En 1995, este interés se despertó nuevamente cuando la comisión especial de las Naciones Unidas (UNSCOM) se enteró de que Irak había estado desarrollando y probando armas con ántrax durante la guerra con Kuwait. En 1998, se inició un programa para vacunar a todo el personal militar de los Estados Unidos y una Directiva de Presidencial definió aún más la autoridad y las responsabilidades de las agencias del gobierno de los Estados Unidos para responder a posibles ataques biológicos y químicos por parte de terroristas en centros civiles de los Estados Unidos. Con ella se reafirmó y refinó una directiva de 1995 que designaba al FBI, por mandato del Departamento de Justicia, como la agencia líder a cargo de la investigación y el manejo de la respuesta general, con autoridad para designar otras agencias gubernamentales como cabezas de tareas operacionales específicas. Hacia 2001, con ayuda federal, la mayoría de los gobiernos estatales y de las grandes ciudades estadounidenses habían comenzado a desarrollar planes para enfrentarse al bioterrorismo y muchas habían realizado simulacros para probar la capacidad local de respuesta ante la emergencia.

Desde 1997, los Estados Unidos experimentaron un número creciente de amenazas y falsas alarmas con ántrax que, hacia finales de 1998, se presentaban casi a diario. Entre éstas se destacaron los sobres que contenían diversos polvos y materiales enviados a través del servicio postal a clínicas de abortos y de salud reproductiva, oficinas gubernamentales y otras localidades. Hasta los eventos del otoño de 2001 ninguno de estos materiales resultó positivo para B. anthracis patógeno, tampoco se había presentado un caso de carbunco por inhalación en los Estados Unidos desde 1976.

En Canadá, después de varias cartas con falsas alarmas de ántrax, el Defence Research Establishment Suffield condujo varios experimentos entre febrero y abril de 2001 para estimar los peligros que podrían resultar de abrir una carta que contuviera esporas de B. anthracis. Los investigadores canadienses utilizaron esporas de B. globigii, no patógenas, donadas por el Dugway Proving Ground de UTA, del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, para simular las de ántrax. Se encontró que, contrario a lo que se esperaba, grandes cantidades de esporas se liberaban al aire luego de abrir un sobre que contuviera apenas lo equivalente a una décima de gramo, y que un individuo sin protección inhalaría dosis mayores en la habitación en que se abriera la carta. El informe que le siguió, publicado en septiembre de 2001, también alertaba que los sobres que no estuvieran completamente sellados podrían representar una amenaza para los funcionarios del sistema de manejo del correo. Sin embargo, después de los ataques con ántrax en los Estados Unidos, se cayó en cuenta de que las esporas de ántrax podían escapar aun de sobres totalmente sellados, dependiendo del tipo y grado del papel.

Las medidas dosis - respuesta a un rango de esporas de ántrax tomadas en micos Cynomolgus en el marco del programa de Estados Unidos de armas biológicas de ofensiva antes de 1969 habían mostrado que, bajo las condiciones experimentales utilizadas, la dosis letal promedio (DL50) por inhalación era de 4.000 esporas, aproximadamente. Aunque otras medidas obtenidas de los micos bajo diversas condiciones experimentales resultaron en un rango amplio de valores de DL50 y aunque no había datos confiables de dosis-respuesta para el carbunco por inhalación en ninguna población humana, en los planes militares se asumió que la DL50 era aproximadamente de 8.000 a 10.000 esporas. A pesar de ser evidente por sí mismo que las dosis inferiores a la DL50 infectarían menos del 50% de la población expuesta, no se sabe si la inhalación de una sola espora puede dar inicio a la infección, aunque con muy pocas probabilidades. La incertidumbre en cuanto a la relación dosis - respuesta para las poblaciones humanas sigue haciendo problemáticas las predicciones del riesgo para el carbunco por inhalación.

En contraste con los conocimientos inadecuados e insuficientes en cuanto a la capacidad de dispersión de polvos con esporas secas, la permeabilidad de los sobres sellados y las relaciones dosis-respuesta, las medidas médicas eficaces para profilaxis y terapia del carbunco cutáneo y por inhalación se establecieron y publicaron en la literatura médica mucho antes de los ataques de cartas con ántrax. Las muchas experiencias con carbunco cutáneo humano han demostrado que es fácilmente curable con el uso de varios antibióticos. Aunque se recomendaban las penicilinas para el tratamiento del carbunco cutáneo, los estudios recientes de carbunco experimental por inhalación en micos permitió la selección de la doxiciclina y la ciprofloxacina como los antibióticos de primera línea, tanto para la profilaxis en casos de exposición conocida o sospechada, como para terapia, si se suministra poco después del inicio de la enfermedad clínica. Dada la posible retención de las esporas infecciosas en los pulmones durante muchos días antes de que se inicie la infección, según los estudios en micos realizados en los Estados Unidos y los datos en humanos de la epidemia de 1979 en Sverdlovsk (antigua Unión Soviética), se recomendó que la terapia con antibióticos se continuara hasta durante 60 días después de una exposición por inhalación.

Las cartas con ántrax

Los cuatro sobres recuperados que contenían esporas fueron sellados con cinta y tenían el timbre postal de Trenton, New Jersey. Los sobres, con timbre postal del 18 de septiembre de 2001, fueron remitidos a un locutor de noticias de televisión de la National Broadcasting Company (NBC) y al editor del New York Post a sus oficinas de la ciudad de Nueva York. Otros dos sobres, con timbre postal del 9 de octubre de 2001, fueron enviados al senador Tom Daschle y al senador Patrick Leahy a sus oficinas en Washington. Los cuatro sobres tenían el timbre postal y fueron clasificados en las instalaciones de correo de Hamilton Township, cerca de Trenton, antes de ser enviados a otros centros de procesamiento y distribución. Los dirigidos a los dos senadores se procesaron en las instalaciones de Brentwood en Washington. Se encontró que las dos instalaciones estaban fuertemente contaminadas con esporas de ántrax.

Existen indicaciones de que por lo menos otras tres cartas con ántrax fueron enviadas pero se perdieron o fueron desechadas. Hubo casos confirmados de carbunco cutáneo en las oficinas de la American Broadcasting Company (ABC) y de la Columbia Broadcasting System (CBS) en Nueva York y de carbunco por inhalación en la American Media Incorporated (AMI) en Boca Ratón, Florida. Se obtuvieron hisopados nasales positivos y se encontró contaminación ambiental en los tres sitios, así como en varias instalaciones de procesamiento de correo por las cuales había pasado su correo. Varios individuos en las tres localidades cayeron enfermos antes del 9 de octubre, lo cual permite suponer que las tres cartas que no se recuperaron se pusieron al correo junto con las dos del 18 de septiembre que sí se recuperaron.

Las dos cartas con el sello postal del 18 de septiembre contenían idénticos mensajes escritos a mano en letras de imprenta con las palabras "TOME PENACILINA AHORA" [sic] ("TAKE PENACILIN NOW" [sic]), y las dos cartas con sello postal del 9 de octubre contenían idénticos mensajes con las palabras ("NOSOTROS TENEMOS ESTE ANTRAX") ("WE HAVE THIS ANTHRAX"). Al parecer quien perpetró el incidente buscaba transmitir información que permitiera a los destinatarios tomar acciones de protección, ya que la penicilina ha sido la terapia antibiótica común contra el ántrax y la cepa utilizada era sensible a la penicilina y, naturalmente, la identificación del patógeno facilitaba la terapia apropiada.

Las cuatro cartas que se recuperaron incluían las palabras "ALA ES GRANDE" ("ALLAH IS GREAT") y la fecha "09-11-01", el día de los ataques con aeronaves contra el World Trade Center en Nueva York y el Pentágono en Virginia, aparentemente con la intención de presentar al remitente como un terrorista islámico.

Las dos cartas fechadas el 18 de septiembre y la carta remitida al senador Daschle se recuperaron en las oficinas de los destinatarios, pero la carta al senador Leahy, la cual había sido enviada por error al Departamento de Estado, fue descubierta en noviembre únicamente después de una búsqueda de correo gubernamental sin abrir recolectado en el Capitolio de los Estados Unidos y depositado en 635 bolsas para basura que luego fueron selladas e inspeccionadas individualmente en busca de esporas de ántrax. Se encontraron 62 bolsas contaminadas, una mucho más que las otras. El examen individual de las cartas condujo al descubrimiento de la carta para el senador Leahy.

La cepa de ántrax se identificó como la variante llamada Ames, aislada originalmente de una vaca enferma de Texas en 1981 y enviada en ese entonces al United States Army Research Institute for Infectious Diseases (USAMRIID) (Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los Estados Unidos). De allí, se distribuyó a varios laboratorios en los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y a muchas otras partes. Las cartas del 9 de octubre contenían una preparación de alta pureza de esporas de ántrax, casi completamente libre de desechos, mientras que el material del 18 de septiembre era definitivamente menos puro y contenía una proporción importante de células vegetativas de B. anthracis. No se confirmó la presencia de aditivos. El análisis de proporciones con isótopos de carbono del material contenido en el sobre para Leahy indicó que se había producido en los dos años anteriores a su envío.

Los pacientes

Alrededor del 25 de septiembre, un ayudante de la oficina de la NBC donde se había recibido la carta con ántrax y que estaba bajo custodia del FBI, presentó una lesión diagnosticada por su médico como posible carbunco cutáneo, pero no se confirmó por el laboratorio sino hasta el 12 de octubre. El primer caso en llamar la atención pública fue el de un editor fotográfico de AMI en Florida. Después de una enfermedad de varios días, murió de carbunco por inhalación de esporas el 5 de octubre, un día después de la confirmación del diagnóstico en el laboratorio del Departamento de Salud de Florida y el CDC. Aunque las autoridades federales inicialmente consideraron que se trataba posiblemente de una infección por ántrax de presentación natural, el hallazgo de contaminación ambiental en AMI llevó a que el 7 de octubre el FBI declarara el sitio como escena del crimen. El 1 de octubre, un segundo empleado de la oficina de correspondencia de AMI fue hospitalizado con un diagnóstico errado de neumonía, diagnosticada el 15 de octubre como carbunco por las pruebas de laboratorio. El empleado se recuperó y fue dado de alta el 23 de octubre.

De los 22 casos confirmados o sospechosos, 12 (8 por inhalación y 4 cutáneos) manipulaban correo. Éstos incluían 9 empleados del Servicio Postal norteamericano, 2 empleados de la oficina de correspondencia de la compañía de medios y un empleado de la oficina de correspondencia del Departamento de Estado por la cual había pasado, por equivocación, la carta de Leahy. Un caso adicional de carbunco cutáneo fue el de un empleado de laboratorio, originario de Texas, que había sido enganchado para practicar las pruebas de las muestras del brote.

El inicio de los síntomas se agrupa en dos conglomerados, 22 de septiembre a 1 de octubre y 14 de octubre a 14 de noviembre, con un periodo de 12 días durante el cual no hubo registro de síntomas en nuevos casos (Tabla 4.4). Los dos conglomerados reflejan las fechas en las cuales se enviaron las dos cartas recuperadas. La mayoría de los casos por inhalación (9 de los 11) estuvieron en el segundo conglomerado, 6 de ellos eran trabajadores del servicio postal. Esta concentración de casos por inhalación en el segundo conglomerado y entre trabajadores postales puede reflejar diferencias en la preparación de las esporas; mayor exposición por inhalación en las instalaciones de procesamiento del correo, en donde se llevaban a cabo las operaciones de clasificación y limpieza que generan aerosoles, o diferencias en cuanto al tiempo transcurrido entre la exposición y el comienzo de la profilaxis con antibióticos.

En el primer conglomerado, 22 de septiembre a 1 de octubre, 7 pacientes presentaron carbunco cutáneo confirmado o sospechoso. Ninguno de estos casos fue diagnosticado por pruebas de laboratorio sino hasta el 12 de octubre o posteriormente. En general, el tiempo entre el inicio y el diagnóstico por el laboratorio osciló entre 2 y 26 días para el carbunco cutáneo y entre 3 y 16 días para el carbunco por inhalación, y el diagnóstico por laboratorio se hizo más rápido a medida que progresaba el brote. Aunque el carbunco cutáneo se diagnosticó por pruebas de laboratorio en dos trabajadores de las instalaciones de procesamiento de correo de Hamilton, el 18 y el 19 de octubre (después de los cuales se clausuraron las instalaciones), los funcionarios no se dieron cuenta a tiempo del posible riesgo de los sobres deteriorados para prevenir el carbunco por inhalación de dos empleados en Hamilton y cuatro en Brentwood (que fue cerrada el 21 de octubre), de los cuales dos fallecieron.

Los últimos dos casos, ambos por inhalación y ambos fatales, tuvieron su inicio, según los registros, el 25 de octubre y el 14 de noviembre, respectivamente. A diferencia de las infecciones anteriores, no había ningún vínculo conocido con las cartas de ántrax y no existía evidencia de contaminación ambiental. El primero de estos intrincados casos resultó en la muerte de un empleado de un hospital de Nueva York el 31 de octubre. Aunque su sitio de trabajo había albergado temporalmente una oficina de correo, no se encontró allí contaminación. En el segundo caso, una mujer anciana de 94 años que residía en Connecticut murió el 21 de noviembre. Cualquiera que haya sido la fuente del patógeno, estos dos casos evidencian el hecho de que, aunque poco probable y quizá dependiendo del estado de salud y la edad del individuo, hasta una cantidad pequeña de esporas inhaladas pueden dar inicio a la infección.

No se registró inicio de ninguna forma de carbunco entre el personal de cualquiera de los sitios después de que se les instruyó para que iniciaran profilaxis con antibióticos. Seis pacientes diagnosticados con carbunco por inhalación que fueron hospitalizados con síntomas prodrómicos y a quienes se les formularon antibióticos activos contra B. anthracis sobrevivieron. Estas observaciones son consistentes con la evidencia experimental y clínica preexistente e indican que la profilaxis con antibióticos previene la enfermedad clínica en personas expuestas y limita la extensión y la duración del brote y que la terapia con antibióticos, cuando se administra al inicio, previene la muerte.

Respuesta de salud pública

La mayoría de los casos se detectaron a través de informes de los propios afectados y de informes no solicitados entregados por los médicos y los laboratorios clínicos, con ayuda de la vigilancia activa establecida por las autoridades locales de salud pública.

Después de la confirmación por laboratorio de carbunco cutáneo en un empleado de la NBC el 12 de octubre, se estableció un Centro de Operaciones de Emergencia en el CDC para organizar equipos de epidemiólogos y personal de laboratorio y logística que apoyara las investigaciones sanitarias locales, estatales y federales. Los investigadores respondieron a los informes de posibles casos dados por los médicos clínicos, las autoridades y el público en general.

Las agencias locales y federales, incluso la Office of the Attending Physician del Congreso de los Estados Unidos, implementaron la rápida distribución de antibióticos (ciprofloxacina y doxiciclina) después de evaluar oficialmente el riesgo de inhalación de ántrax en sitios específicos. La Reserva Farmacéutica Nacional de los Estados Unidos (United States National Pharmaceutical Stockpile), según disposición del Congreso de Estados Unidos en 1999, facilitó las drogas para la emergencia a cerca de 32.000 personas potencialmente expuestas. En total, los equipos de la National Pharmaceutical Stockpile distribuyeron aproximadamente 3,75 millones de tabletas de antibióticos. A los que se presumía que estaban con mayor riesgo se les aconsejó un esquema prolongado de 60 días y se les instó para que participaran en un estudio de seguimiento a largo plazo dirigido por el CDC a través de un contrato privado. En ese momento, también se les dio la opción de recibir vacunación contra el ántrax. Los funcionarios de salud pública advirtieron sobre los pocos datos que existían para apoyar la eficacia de la vacunación post-exposición. Menos de 100 personas, muchas de ellas del personal del Senado, aceptaron el ofrecimiento.

Durante la crisis, la recolección y el examen de muestras ambientales y clínicas, así como de materiales de incidentes sospechosos y de falsas alarmas, demandaron de todo el esfuerzo del FBI, del Departamento de Defensa, los CDC y los laboratorios de salud pública a lo largo y ancho de los Estados Unidos. La magnitud de las pruebas clínicas y ambientales hubiera podido colapsar el sistema de respuesta de los Estados Unidos de no haberse hecho una inversión previa significativa en la capacitación de los laboratorios y la expansión de su capacidad por medio de un sistema llamado la Red de Respuesta de Laboratorios (Laboratory Response Network), la cual enlaza los laboratorios estatales y locales de salud pública con laboratorios de punta en el campo clínico, militar, veterinario, agrícola y de agua y alimentos. Establecida en 1999, opera como una red de laboratorios con niveles escalonados de excelencia técnica, seguridad y de contención capaz de descartar, confirmar o servir de referencia en la identificación de agentes. La red cuenta con 100 laboratorios de salud pública de capacidad básica y avanzada y dos laboratorios de nivel superior, en USAMRIID y en el National Center for Infectious Diseases (Centro Nacional para Enfermedades Infecciosas) del CDC.

Durante la fase aguda del brote, los miembros de la Laboratory Response Network procesaron y analizaron más de 120.000 especímenes ambientales y clínicos de B. anthracis, principalmente en los laboratorios estatales y locales de salud pública, el USAMRIID, el Naval Medical Research Center y los CDC. Las pruebas y los análisis forenses de los sobres contaminados con ántrax y de su contenido, así como de materiales de control, se practicaron en el FBI, Northern Arizona University, USAMRIID, Lawrence Livermore National Laboratory, Sandia National Laboratories y en otras instalaciones. Las investigaciones epidemiológicas se llevaron a cabo bajo coordinación de los CDC.

Contaminación y descontaminación ambiental

El personal y los contratistas del FBI, los CDC y el servicio postal recolectaron muestras de las superficies de diversos sitios, inclusive de oficinas, instalaciones postales y de casas privadas. Las muestras recolectadas de superficies adyacentes por limpieza con algodón húmedo o gasa de rayón y por recolección con aspiradora por medio de filtros de detención de partículas de alto rendimiento (HEPA) proporcionaron resultados razonablemente concordantes, pero la limpieza en seco mostró mucha menos concordancia y se consideró inaceptable. En algunos sitios, también se obtuvieron muestras de aire. Se encontró contaminación por lo menos en 23 instalaciones postales y oficinas de correo, casi todas en New Jersey, Nueva York, Washington y el sur de Florida, pero también en sitios tan distantes como Kansas City. El riesgo de enfermedad asociada con cualquier nivel de contaminación aérea o de las superficies siguió siendo indefinido, aunque pronto los muestreos y los estimativos de riesgo más válidos se convirtieron en una prioridad para los funcionarios de salud pública de los Estados Unidos.

Las instalaciones de procesamiento de correo del servicio postal fueron los ambientes más extensamente afectados. La agitación mecánica y la turbulencia del aire producidas por el equipo de clasificación de alta velocidad y el uso de aire comprimido (ahora descontinuado) para limpiar las máquinas, indudablemente contribuyeron a la creación de aerosoles peligrosos y altos niveles de contaminación de las superficies. El Hart Senate Office Building (Edificio Hart de Oficinas del Senado) fue descontaminado con dióxido de cloro gaseoso y se encuentra nuevamente en operación. Después de un año, las instalaciones de correo de Brentwood y Hamilton permanecían cerradas, pendientes de su descontaminación. Con el fin de reducir el polvo y los aerosoles potencialmente contaminados de la atmósfera de sus instalaciones, el Servicio Postal ha introducido cerca de 16.000 máquinas de vacío HEPA y, como precaución, esteriliza rutinariamente el correo remitido a las agencias federales por medio de irradiación con corriente de electrones. Para los años fiscales de 2003 y 2004, se ha asignado un presupuesto de US$ 1.700 millones para adecuar y mejorar la capacidad de protección de la salud de sus trabajadores y para prevenir la distribución de patógenos y otras sustancias peligrosas a través del correo.

Tabla 4.4. Ataques postales con ántrax 2001: características demográficas, clínicas y de exposición de los 22 casos

Caso N°

Fecha de inicio de los síntomas

Fecha de diagnóstico de carbunco por pruebas de laboratorio

Estado

Edad (años)

Sexo

Raza

Ocupación

Estado del caso

Presentación del carbunco

Resultado

1

Septiembre 22

Octubre 19

NY

31

F

B

Empleado del New YorkPost

Sospechoso

Cutáneo

Vivo

2

Septiembre 25

Octubre 12

NY

38

F

B

Asistente de planta de la NBC

Confirmado

Cutáneo

Vivo

3

Septiembre 26

Octubre 18

NJ

39

M

B

Mecánico del USPS

Sospechoso

Cutáneo

Vivo

4

Septiembre 28

Octubre 15

FL

73

M

B, H

Trabajador de correspondencia de la AMI

Confirmado

Por inhalación

Vivo

5

Septiembre 28

Octubre 18

NJ

45

F

B

Cartero del USPS

Confirmado

Cutáneo

Vivo

6

Septiembre 28

Octubre 12

NY

23

F

B

Interno de noticias de televisión de NBC

Sospechoso

Cutáneo

Vivo

7

Septiembre 29

Octubre 15

NY

0,6

M

B

Niño de empleado de ABC

Confirmado

Cutáneo

Vivo

8

Septiembre 30

Octubre 04

FL

63

M

B

Editor fotográfico de AMI

Confirmado

Por inhalación

Muerto (octubre 5)

9

Octubre 01

Octubre 18

NY

27

F

B

Asistente de planta de CBS

Confirmado

Cutáneo

Vivo

10

Octubre 14

Octubre 19

PA

35

M

B

Procesador de correo del USPS

Confirmado

Cutáneo

Vivo

11

Octubre 14

Octubre 28

NJ

56

F

N

Procesador de correo del USPS

Confirmado

Por inhalación

Vivo

12

Octubre 15

Octubre 29

NJ

43

F

A

Procesador de correo del USPS

Confirmado

Por inhalación

Vivo

13

Octubre 16

Octubre 21

DC

56

M

N

Empleado de correo del USPS

Confirmado

Por inhalación

Vivo

14

Octubre 16

Octubre 23

DC

55

M

N

Empleado de correo del USPS

Confirmado

Por inhalación

Muerto (octubre 21)

15

Octubre 16

Octubre 26

DC

47

M

N

Empleado de correo del USPS

Confirmado

Por inhalación

Muerto (octubre 22)

16

Octubre 16

Octubre 22

DC

56

M

N

Empleado de correo del USPS

Confirmado

Por inhalación

Vivo

17

Octubre 17

Octubre 29

NJ

51

F

B

Contador

Confirmado

Cutáneo

Vivo

18

Octubre 19

Octubre 22

NY

34

M

B, H

Empleado de correspondencia del New YorkPost

Sospechoso

Cutáneo

Vivo

19

Octubre 22

Octubre 25

DC

59

M

B

Procesador de correo del gobierno

Confirmado

Por inhalación

Vivo

20

Octubre 23

Octubre 28

NY

38

M

B

Empleado del New York Post

Confirmado

Cutáneo

Vivo

21

Octubre 25

Octubre 30

NY

61

F

A

Trabajador de suministros del hospital

Confirmado

Por inhalación

Muerto (octubre 31)

22

Noviembre 14

Noviembre 21

CT

94

F

B

Pensionado en casa

Confirmado

Por inhalación

Muerto (noviembre 21)

NY, New York; FL, Florida; NJ, New Jersey; DC, District of Columbia; CT, Connecticut; F, femenino; M, masculino; B, blanco; N, negro; A, asiático; B/H, blanco con etnicidad hispánica; NY, New York; NBC, National Broadcasting Company; AMI, American Media Inc.; USPS, United States Postal Service; CBS, Columbia Broadcasting System.

Adaptado de Jernigan DB et al. Investigation of bioterrorism-related anthrax, United States, 2001: epidemiologic findings. Emerging Infectious Diseases, 2002, 8(10):10191028 (disponible en http://www.cdc.gov/ncidod/EID/vol8nol0/02-0353.htmy

 

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish