Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
close this folderAnexo 1: Agentes químicos
View the document1. Introducción
open this folder and view contents2. Productos químicos letales
open this folder and view contents3. Productos químicos incapacitantes
View the documentBibliografía
View the documentLecturas adicionales
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

1. Introducción

El uso en gran escala de productos químicos tóxicos como armas fue posible por primera vez durante la Primera Guerra Mundial (1914 - 1918) gracias al crecimiento de la industria química. Más de 110.000 toneladas fueron diseminadas sobre los campos de batalla, la mayor parte en el frente occidental. Inicialmente, los productos químicos se usaron, no para causar víctimas en el sentido de poner combatientes fuera de acción, sino más bien para hostigarlos. Aunque los irritantes sensoriales utilizados eran lo suficientemente poderosos para incapacitar a quienes eran expuestos a ellos, servían principalmente para expulsar a los combatientes enemigos de las trincheras o de otros refugios que los protegieran del fuego convencional, o para alterar la artillería enemiga o los suministros. Cerca de 10% del total de toneladas de agentes químicos usados durante la guerra eran productos químicos de este tipo, a saber gases lacrimógenos, estornutatorios y agentes para inducir el vómito. Sin embargo, el uso de productos químicos más letales pronto siguió a la introducción de químicos incapacitantes. En total, los agentes químicos causaron alrededor de 1,3 millones de víctimas, de las cuales murieron más de 90.000.

Durante la Primera Guerra Mundial, casi todo producto químico nocivo fue analizado por su potencial como arma y este proceso se repitió durante la Segunda Guerra Mundial (1939 - 1945), cuando se acumularon reservas sustanciales de armas químicas, aunque muy raramente se utilizaron en operaciones militares. Entre las dos guerras mundiales, una alta proporción de los nuevos compuestos que habían sido sintetizados o aislados de materiales naturales, se examinaron para determinar su utilidad como armas químicas letales o incapacitantes. Después de 1945, estas inspecciones sistemáticas continuaron, así como la búsqueda de agentes novedosos basados en los avances en bioquímica, toxicología y farmacología. La industria química, como es natural, era una fuente principal de posibles agentes, puesto que la mayoría de los nuevos agentes químicos para la guerra se habían identificado inicialmente en investigación de plaguicidas y productos farmacéuticos.

Pocos agentes candidatos para la guerra química satisfacían los requisitos especiales de sus usuarios potenciales, que incluían costos aceptables de producción así como propiedades físicas, químicas y toxicológicas apropiadas. De los cientos de miles de productos químicos examinados, solamente cerca de 60 habían sido usados en la guerra química o estaban almacenados para su posible uso como armas. Dos terceras partes de ellos se usaron durante la Primera Guerra Mundial, cuando los campos de batalla también servían como campos de prueba. Se encontró, entonces, que menos de una docena de productos químicos eran eficaces, pero desde entonces han sido suplementados o reemplazados por un número similar de productos recientemente desarrollados.

Las propiedades de algunos de estos productos químicos se describen a continuación. Se agrupan de acuerdo con una de las clasificaciones establecidas en el Capítulo 3 (véase Tabla 3.1): (i) productos químicos letales, cuya intención es causar la muerte o lesionar al enemigo tan gravemente que necesite ser evacuado y recibir tratamiento médico, y (ii) productos químicos incapacitantes, utilizados para incapacitar al enemigo al causarle inhabilidad y cuya recuperación es posible sin ayuda médica. Sus propiedades se resumen en la Tabla A1.1.

Los productos químicos que se incluyen en la Tabla A1.1 no son los únicos tóxicos que pueden causar la muerte o causar lesiones graves. Antes de la adopción de la Convención sobre Armas Químicas, los productos químicos se seleccionaban como agentes para la guerra química primordialmente porque tenían características que los hacían tan agresivos que sus mecanismos de diseminación competían con las armas convencionales. Hoy en día, se pueden usar tóxicos menos agresivos, especialmente donde el potencial de accesibilidad o de aterrorizar predomina en la selección de armas más que su costo-beneficio para causar víctimas. Existen muchos productos comerciales que, aunque menos tóxicos que los aquí descritos, podrían causar grandes daños, como lo atestigua la liberación de metil isocianato en Bhopal, India, en 1984. La información sobre las propiedades de estos productos químicos tóxicos industriales (toxic industrial chemicals, TIC) es ampliamente accesible, por ejemplo, la de plaguicidas. Algunos productos químicos tóxicos industriales de alto riesgo se presentan en la Tabla A1.2. Cuando se considera la amenaza de la liberación intencional de productos químicos, es apropiado, por tanto, tener en cuenta no sólo los agentes químicos establecidos en las Agendas de la Convención sobre Armas Químicas (Schedules of the Chemical Weapons Convention), sino también que sus cantidades pueden ser peligrosas, su localización y su transporte entre las instalaciones industriales.

A no ser que se indique de otra forma, la información suministrada en este Anexo sobre cada agente se ha tomado de la primera edición del presente estudio o del Banco de Datos de Sustancias Peligrosas (Hazardous Substances Data Bank), el cual es un archivo de toxicología de la Red de Datos de Toxicología (Toxicology Data Network, TOXNET®) de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (United States National Library of Medicine).

Tabla A1.1. Algunas propiedades de productos químicos seleccionados letales e incapacitantes

Número de registro CASa, clase y propiedades

Nombre común

 

Sarín

VX

Cianuro de hidrógeno

Fosgeno

Cloropicrín

PFIBb

Gas mostaza

Lewisite

Lisergida

BZ

Adamsite

CN

CS

CR

Número de registro CAS

107-44-8

50782-69-9

74-90-8

75-44-5

76-06-2

382-21-8

505-60-2

541-25-3

50-37-3

6581-06-2

578-94-9

532-27-4

2698-41-1

257-07-8

Clase

Gas nervioso

Gas nervioso

Gas sanguíneo

Asfixiante

Asfixiante

Asfixiante

Vesicante

Vesicante

Psicotrópico

Psicotrópico

Irritante

Irritante

Irritante

Irritante

Punto de fusión/congelación (C)

56

-51

-14

-118

-64

-156

14

-17

83

164

195

54-55

94-95

72

Punto de ebullición (C)

147

298

26

8

112

-29

228

190

Se descompone

320

410

245

310

335

Volatilidad a 20°C (mg/m3)

16 100

12

873 000

6 370 000

165 000

Gas

625

3000

Insignificante

0.5

0.02

105

0.35

0.63

Densidad relativa de vapor

4.86

9.2

0.93

3.5

5.7

5.5

5.4

7.2

 

11.7

9.6

5.3

6.5

6.7

Solubilidad en agua a 20°C (%)

100

1-5

100

Reacciona

0.2

Insoluble

0.1

Ligeramente

Insoluble

Soluble

0.6

Insoluble

0.05

0.01

Concentración en el aire perceptible para las personas (mg/m3)

-

-

30 000

6

2

-

1.3

-

-

-

0.1

0.3

0.05 0.1

0.003

Concentración en el aire intolerable para las personas (mg/m3)

-

-

-

-

25

-

 

-

-

-

2-5

4.5

1-5

0.7

Letalidad en ratas: LD50 sc reportada (mg/kg) [o LCt50 inhalada reportada (mg.min/m3)]

0.12 [220]

0.015

1.1 (cat) [1550]

-[1880]

10 (cat)

- [1235]

1.5-5.0 [420]

1.0 [1500]

16 (iv)

-

- [3700]

50 [3700]

>100 [32 500]

-

Dosis media estimada en el aire efectiva para incapacitar personas (mg.min/m3)

5

0.5

2000

1600

-

-

100

300

10-100

100-200

20-25

50

5-10

0.15

Dosis media estimada en el aire letal para las personas (mg.min/m3)

70-100

50

1000-2000

5000

20 000

-

1000-1500

1200

-

200 000

15 000-30 000

8500 25 000

25 000 100 000

>100 000

Dosis media estimada percutánea letal para personas (mg)

1700

6

7000

-

-

-

7000

2500

-

-

-

-

-

-

 

a CAS: Chemical Abstracts Service.
b Perfluoroisobuteno.


Notas (Tabla A1.1)

Fuentes: Vojvodiæ V, Toksikologija bojnih otrova. [Toxicology of war gases] Belgrade, Vojnoizdavaèki Zavod, 1981; Marrs TC, Maynard RL, Sidell FR, Chemical warfare agents: toxicology and treatment. Chichester, Wiley, 1996; Hazardous Substances Data Base, disponible en CD ROM del Canadian Centre for Occupational Health and Safety, 250 Main Street East, Hamilton, Ontario, Canada L8N 1H6; Aaron HS, Chemical warfare agents: a historical update from an American perspective, US Army Biological and Defense Agency, report ERDEC-SP-004, April 1993; Klimmek R, Szinicz L, Weger N, Chemische Gifte und Kampfstoffe: Wirkung und Therapie. [Chemical poisons and war agents: effect and therapy] Stuttgart, Hippokrates Verlag, 1983; Franke S, Lehrbuch der Militärchemie. [Textbook of military chemistry] Vol. 1. Berlin, Militärverlag der Deutschen Demokratischen Republik, 1977.

Tabla A1.2. Algunos productos químicos tóxicos de alto peligro

Amoníaco

Arsine

Tricloruro de boro

Trifluoruro de boro

Disulfuro de carbono

Cloro

Diborano

Óxido de etileno

Flúor

Formaldehído

Bromuro de hidrógeno

Cloruro de hidrógeno

Cianuro de hidrógeno

Fluoruro de hidrógeno

Sulfuro de hidrógeno

Vapores de ácido nítrico

Fosgeno

Tricloruro de fósforo

Dióxido de azufre

Ácido sulfúrico

Hexafluoruro de tungsteno

 

Fuente: NATO International Task Force 25 (ITF-25), Reconnaissance of industrial hazards, como se cita en Chemical and biological defense primer, Washington, DC, Deputy Assistant to the US Secretary of Defense for Chemical and Biological Defense, October 2001, p. 11.

Nota: ITF-25 no está clasificado como producto químico industrial no sólo según su toxicidad, sino de acuerdo con un índice de peligro que refleja factores tales como el volumen en el cual un producto químico puede estar presente en un área bajo análisis, la toxicidad por inhalación del producto químico y si existe en un estado que pueda dar origen a un peligro por inhalación. Los que se enumeran aquí son del extremo de alto peligro de la categoría. Dos (cianuro de hidrógeno y fosgeno) se enumeran en la parte A de la Agenda 3 de la Convención sobre Armas Químicas (Schedule 3 of the Chemical Weapons Convention), lo cual significa su uso anterior como agentes para la guerra química. Otro (tricloruro de fósforo) se lista en la parte B de la Agenda 3, lo cual indica su uso anterior como agente precursor. Puesto que el índice de peligro para un producto químico dado varía de país en país, la clasificación no es universal. Por ejemplo, en aquellos países donde el hexafluoruro de tungsteno está presente solamente en laboratorios y en pequeñas cantidades, su índice de peligro es bajo.

 

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish