Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
close this folderAnexo 1: Agentes químicos
View the document1. Introducción
close this folder2. Productos químicos letales
close this folder2.1 Irritantes pulmonares
View the document2.1.1 Fosgeno
View the document2.1.2 Cloropicrín
View the document2.1.3 Perfluoroisobutano
open this folder and view contents2.2 Gases sanguíneos
open this folder and view contents2.3 Vesicantes
open this folder and view contents2.4 Gases nerviosos
open this folder and view contents3. Productos químicos incapacitantes
View the documentBibliografía
View the documentLecturas adicionales
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 
2.1.3 Perfluoroisobutano

También conocido como 1,1,3,3,3-pentafluoro-2-(trifluorometil)-1-propano (número de registro CAS 382 21 8) o PFIB, el perfluoroisobutano es un irritante pulmonar de acción rápida que lesiona la barrera aire-sangre de los pulmones y causa edema.

El edema microscópico es evidente en los tejidos pulmonares en 5 minutos. Es un gas incoloro e inodoro a la mayoría de las temperaturas ambientales, que fácilmente se licua.

Fuentes

El PFIB no se encuentra en la naturaleza. Es un producto intermedio de la manufactura del politetrafluoroetileno (teflón) y también se forma cuando este tipo de polímero o los perfluoroetilpropilenos relacionados se calientan a temperaturas que causan descomposición térmica. Los vapores generados en la descomposición contienen PFIB. El teflón genera vapores que contienen PFIB a temperaturas mayores de 360°C (15).

Las propiedades de los polímeros organofluoruros, que incluyen lubricidad, constante dieléctrica alta e inercia química los hacen ideales para su uso en vehículos militares como tanques y aeroplanos.

Exposición

La inhalación es la vía principal de exposición. Altas concentraciones pueden producir irritación de ojos, nariz y garganta. El principal órgano blanco es el pulmón y el único que se reporta en los estudios en seres humanos. Los efectos sistémicos en estudios con animales se presentan únicamente cuando hay una lesión seria del pulmón y se considera que la hipoxia es uno de los factores más importantes que contribuyen a esto.

Son pocos los datos sobre las dosis que causan sintomatología en las personas y, cuando se han informado efectos, los individuos han estado también expuestos a un rango de otros gases, así como a PFIB.

En roedores, las dosis de 150 a 180 ppm.min (1250 a 1500 mg.min/m3) causan la muerte de 50% de la población a prueba. Las dosis comparables de fosgeno son de 750 ppm.min (16, 17).

Periodo de latencia y tempo de recuperación

Se ha descrito un síndrome conocido como «fiebre de los vapores de polímero» después de la inhalación de los productos de la pirólisis de organofluoruros. Se presenta exposición a los vapores cuando se calienta directamente el teflón en los procesos de soldadura o indirectamente cuando se fuman cigarrillos contaminados con teflón micronizado (15, 18, 19). Los síntomas pueden aparecer 1 a 4 horas después de la exposición y a menudo se confunden con influenza. Los síntomas subsiguientes son, inicialmente, el edema pulmonar, con disnea de esfuerzo, seguida de dificultad para respirar a no ser que la persona se encuentre sentada o de pie y, posteriormente, disnea de reposo. El edema, detectado por evidencia clínica y radiológica, se hace más marcado hasta las 12 horas, antes de que desaparezca, y con una recuperación generalmente completa a las 72 horas.

Principales síntomas clínicos

Las altas concentraciones han causado muerte súbita en los animales, pero esto no se ha registrado en seres humanos.

Se puede presentar irritación de los ojos, la nariz y la garganta si la concentración es lo suficientemente alta. A concentraciones más bajas, el primer síntoma puede ser una sensación de incomodidad en el pecho, especialmente al hacer una respiración profunda. Puede haber una sensación de irritación u opresión retroesternal, pero no es lo suficientemente intensa para que se le describa como dolor. Se puede o no desarrollar una tos irritante que empeora a medida que aumenta el dolor torácico. Sin embargo, estos síntomas preliminares pueden estar ausentes y la primera señal de alarma puede ser simplemente un malestar general.

Unas pocas horas después de la exposición, se presenta un incremento gradual de la temperatura, el pulso y posiblemente de la frecuencia respiratoria. Generalmente le siguen temblor y sudo-ración. Se informa que la temperatura no excede los 40°C (104°F) y que el pulso generalmente es inferior a 120.

Los signos físicos son pasajeros. La auscultación pulmonar puede revelar estertores húmedos, difusos, pero usualmente están presentes solamente en los casos más graves. Los exámenes del tórax con rayos X pueden mostrar infiltración difusa de los campos pulmonares.

El edema pulmonar tóxico puede ser más grave y aparecer más prontamente si el paciente hace algún ejercicio luego de la exposición.

Se han reportado dos muertes de personas por los productos de la pirólisis de los organofluoruros polimerizados (16).

Implicaciones en la salud a largo plazo

Se han documentado varios casos de función pulmonar disminuida en personas, incluso tasa de perfusión disminuida del monóxido de carbono, hasta 6 meses después de la exposición a los vapores del polímero.

En uno de los casos, una mujer de 50 años de edad experimentó unos 40 episodios de fiebre por vapores de polímeros principalmente relacionados con fumar cigarrillos contaminados con organofluoruros, y 18 meses después del último episodio se le encontró disnea progresiva con el ejercicio. Las pruebas de función pulmonar sustentaron el diagnóstico provisional de síndrome de bloqueo de los capilares alveolares, con disminución de la perfusión del monóxido de carbono, aumento de la diferencia entre la presión parcial alveolar y arterial con el ejercicio y mínima enfermedad de las vías aéreas. El examen físico cardiopulmonar, la radiografía de tórax y los gases sanguíneos arteriales fueron normales, pero la mujer falleció 6 meses después por la ruptura de un aneurisma sacular y de una hemorragia subaracnoidea. El examen histológico de los pulmones reveló una fibrosis intersticial moderada. Los tabiques alveolares se encontraron engrosados por colágeno denso con sólo mínima infiltración celular crónica focal. Los bronquios eran normales (20).

No hay datos disponibles sobre la genotoxicidad, la mutagenicidad o la carcinogenicidad del PFIB.

Detección

Se pueden recolectar muestras de gas con el uso de un filtro adsorbente ya sea en forma pasiva o con la ayuda de una bomba. Los análisis de laboratorio se pueden llevar a cabo con cromatografía de gases.

Principios del manejo médico

Se deben retirar las víctimas de la fuente de exposición y aflojarles la ropa. Se deben revisar las vías aéreas para asegurarse de que estén adecuadamente permeables. Se deben observar a los pacientes por 48 horas, buscando hipoxia e hipercapnia; si se desarrolla edema, será aparente en este tiempo. El calor, el descanso y la quietud son vitales para todos los pacientes.

Profilaxis/tratamiento

No existe ninguna profilaxis reconocida para la exposición de humanos al PFIB. La protección contra los efectos letales del PFIB inhalado se ha demostrado en ratas cuando se les administró N-acetilcisteína oralmente 4 a 8 horas antes de la exposición al gas. La duración de la protección estaba relacionada con la concentración plasmática de compuestos tiol (cisteína, glutatión y N-acetilcisteína) derivados de la N-acetilcisteína administrada (21). No se conoce ninguna terapia médica o química post-exposición que impida o revierta las lesiones causadas por la inhalación de PFIB (16).

Se puede detectar el edema inicial con la placa de tórax (y antes de que aparezcan los signos clínicos) usando 50 a 80 kV. El edema pulmonar responde clínicamente a la aplicación de presión positiva en las vías aéreas. Las máscaras de PEEP (presión positiva al final de la espiración)/CPAP (presión continua positiva de las vías aéreas) son valiosas inicialmente. Puede ser necesaria la intubación. Se debe suministrar oxígeno si el paciente se encuentra hipóxico o cianótico. Es mandatario el reemplazo de líquidos cuando el paciente se encuentra hipotenso. La combinación de hipotensión e hipoxia puede lesionar otros órganos. Es común la infección bacteriana y se debe controlar cuidadosamente con cultivos. Sin embargo, no se recomiendan los antibióticos profilácticos de rutina. Se ha utilizado terapia con esteroides en dos casos de exposición a PFIB en el mismo trabajador. Dado que la recuperación es a menudo espontánea, es difícil evaluar la utilidad de los esteroides (16).

Estabilidad/neutralización

Cuando se disuelve en agua, el PFIB se descompone rápidamente a varias formas de productos intermedios reactivos y a fluorofosgeno, el cual, a su vez, se descompone para dar dióxido de carbono, un radical anión y fluoruro de hidrógeno (22).

Protección

Se puede usar un respirador tipo militar pero algunos tipos puede que no sean eficaces, puesto que la ventaja del PFIB como agente químico para la guerra es que el carbón lo adsorbe poco.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish