Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
close this folderAnexo 1: Agentes químicos
View the document1. Introducción
close this folder2. Productos químicos letales
open this folder and view contents2.1 Irritantes pulmonares
open this folder and view contents2.2 Gases sanguíneos
close this folder2.3 Vesicantes
View the document2.3.1 Gas mostaza
View the document2.3.2 Lewisite
open this folder and view contents2.4 Gases nerviosos
open this folder and view contents3. Productos químicos incapacitantes
View the documentBibliografía
View the documentLecturas adicionales
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 
2.3.2 Lewisite

También conocido como el 2-clorovinildicloroarsia (número de registro CAS 541 25 3), el lewisite es un líquido oleoso inodoro e incoloro, que se congela a - 18°C y hierve a 190°C. Las preparaciones técnicas a menudo son de color negro-azulado y huelen a geranios. También contienen usualmente lewisite-2 (bis(2-clorovinil) cloroarsina) y lewisite-3 (tris(2-clorovinil)arsina). El lewisite es prácticamente insoluble en agua pero soluble libremente en solventes orgánicos. Se hidroliza rápidamente cuando se mezcla con agua o se disuelve en soluciones alcalinas acuosas como la solución de hipoclorito de sodio.

Fuentes

El lewisite se estudió como un agente potencial para la guerra química antes de 1918, pero no existe uso verificado en el campo de batalla, excepto cuando ha servido como depresor del punto de congelación para el gas mostaza. Esencialmente no tiene ninguna aplicación para fines pacíficos.

Exposición

La exposición puede presentarse al líquido o al vapor, por inhalación o por contacto con la piel. El lewisite es aproximadamente 7 veces menos persistente que el gas mostaza. Las cifras de toxicidad aguda para personas no son bien conocidas, pero de 0,05 a 0,1 mg/cm2 produce eritema, 0,2 mg/cm2 produce vesículas y una exposición de 15 minutos a una concentración de vapor de 10 mg/m3 produce conjuntivitis. Con cerca de 2,5 g, si se aplican en la piel y no se lavan ni se descontamina de alguna manera, se presume que son fatales para una persona de 70 kg de peso promedio debido a la toxicidad sistémica. Se estima que al inhalarse, la CLt [toxicidad por inhalación en la forma 50 de vapor, donde C es la concentración medida en mg/m3 y t es el tiempo de exposición medido en minutos] en humanos es de aproximadamente de 1.500 mg.min/m3.

Periodo de latencia y principales síntomas clínicos

El periodo de latencia desde la exposición hasta los síntomas parece ser más corto con lewisite que con el gas mostaza. Por otro lado, como se ha visto en exposiciones accidentales, el lewisite produce un cuadro clínico similar. Hay una irritación ocular inmediata y blefaroespasmo, seguidos rápidamente por tos, estornudos, lagrimeo y vómito. Al contacto con la piel, hay una sensación de quemadura, y el eritema y las ampollas que le siguen unas pocas horas después son dolorosas. El tamaño máximo de las ampollas, que cubren toda el área eritematosa, se desarrolla en 4 días. No se presenta pigmentación anormal. La respiración puede ser difícil, seguida en los casos graves de formación de pseudomembranas y edema pulmonar. La toxicidad hepática y la sistémica por arsénico - diarrea, neuropatía, nefritis, hemólisis, choque y encefalopatía - pueden aparecer después de la contaminación cutánea extensa. Las lesiones oculares pueden ser particularmente serias con posterior ceguera a no ser que la descontaminación sea muy pronta.

Evolución y recuperación

La cicatrización de las lesiones de piel se produce en unas pocas semanas y mucho más fácilmente que en el caso de las lesiones por gas mostaza, a no ser que se presente infección secundaria. Se pueden presentar infecciones broncopulmonares secundarias, mientras que la recuperación de la toxicidad sistémica dependerá de la gravedad de las lesiones iniciales. Parece que el lewisite no es mutagénico, teratogénico ni carcinogénico.

Detección en el campo y diagnóstico de exposición

La detección y la identificación de lewisite en el ambiente son mucho más difíciles que las de gas mostaza. No se puede detectar con el detector automático de agentes químicos, aunque es posible la identificación por el laboratorio por cromatografía de gas, después de la derivación. Como sucede con el gas mostaza de azufre, las técnicas basadas en aductos de proteína se pueden usar, más especialmente la cuantificación del metabolito ácido 2-clorovinilarsonoso unido a la hemoglobina, detectable en sangre 10 días después de la administración subcutánea en animales de experimentación. El ácido 2-clorovinilarsonoso no unido se puede medir en orina hasta 12 horas después de la exposición (36).

Principios del manejo médico

Las medidas adecuadas de primeros auxilios son muy importantes. El personal asistencial debe usar vestidos de protección y respiradores cuando traten víctimas contaminadas. Se debe retirar a los pacientes de la fuente de contaminación y se deben descontaminar las áreas de contaminación líquida. La contaminación líquida de los ojos se debe enjuagar inmediatamente con cantidades abundantes de solución salina normal o con agua de cualquier fuente.

Profilaxis/tratamiento

No hay disponible ningún tratamiento profiláctico contra el lewisite, de tal forma que la profilaxis depende enteramente de la protección de la piel y de las vías aéreas con ropa protectora adecuada y por la pronta descontaminación con tierra de batán o soluciones diluidas de blanqueadores.

El tratamiento con dimercaprol (anti-lewisite británico, BAL, 2,3-dimercaptopropanol) es el tratamiento estándar para la intoxicación con compuestos de arsénico. Actúa como un quelante al unirse con el arsénico y está disponible en inyecciones intramusculares profundas, en ungüento para la piel y los ojos y como gotas oftálmicas (5% - 10% en aceite vegetal). La instilación local en los ojos y las inyecciones intramusculares pueden ser dolorosas. Las dosis intramusculares están limitadas debido a su toxicidad sistémica. Se han propuesto varios esquemas de tratamiento, uno de los cuales prescribe 4 dosis de 2,5 mg/kg cada 4 horas, seguido de 2,5 mg/kg dos veces al día. Otro esquema sugiere 400 a 800 mg i.m. en dosis divididas en el día 1, 200 a 400 mg i.m. en dosis divididas en los días 2 y 3, y 100 a 200 mg i.m. en dosis divididas en los días 4 a 12. La magnitud de la dosis depende del peso corporal y de la gravedad de los síntomas.

Más recientemente, se han introducido en la clínica dos análogos del dimercaprol, solubles en agua como antídotos del arsénico, a saber el ácido meso-2,3-dimercaptosuccínico (DMSA) y el ácido 2,3-dimercapto-1-propanesulfónico (DMPS). Son menos tóxicos que el BAL y se pueden dar por vía oral; el DMPS también se puede suministrar endovenosamente.

Se deben aplicar las medidas apropiadas de cuidado intensivo para los pacientes gravemente enfermos.

Descontaminación/neutralización

La mayoría de los ejércitos han desarrollado procedimientos de descontaminación para la piel, los equipos y los materiales con productos químicos activos neutralizantes, como las soluciones de cloramina, o polvos adsorbentes neutros, como la tierra de batán. La eficacia de la descontaminación con agua pura, por ejemplo, con la ducha, es dudosa puesto que puede dispersar el agente sobre todo el cuerpo.

Protección

Se deben usar vestidos protectores tipo militar que contengan carbono activado y una máscara de cara completa con un filtro apropiado.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish