Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
close this folderAnexo 1: Agentes químicos
View the document1. Introducción
open this folder and view contents2. Productos químicos letales
close this folder3. Productos químicos incapacitantes
open this folder and view contents3.1 Incapacitantes
close this folder3.2 Agentes hostigadores y otros irritantes
View the document3.2.1 Adamsite
View the document3.2.2 Agente CN
View the document3.2.3 Agente CS
View the document3.2.4 Agente CR
View the document3.2.5 Agente OC
View the documentBibliografía
View the documentLecturas adicionales
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 
3.2.2 Agente CN

El CN es el 2-cloroacetofenona (número de registro CAS 532 27 4), un sólido cristalino blanco que se funde a 59°C y tiene una presión de vapor considerable. Es un lacrimógeno que estuvo en desarrollo a finales de la Primera Guerra Mundial y poco tiempo después era usado ampliamente por las fuerzas de policía. Es intensamente irritante para los ojos y las membranas mucosas de la nariz y el tracto respiratorio superior. La policía lo disemina como un aerosol generado pirotécnicamente, como una nube de polvo o, en solución, como un rociado líquido. En las armas para rociar, los solventes portadores/propulsores incluyen triclorofluoroetano, 1,1,1-tricloroetano e hidrocarburos tipo keroseno (62).

Fuentes

El CN se encuentra ampliamente disponible comercialmente como un agente para controlar disturbios y en mecanismos para protección personal.

Exposición

Se presenta irritación de la nariz y del tracto respiratorio después de la inhalación e irritación de la piel luego del contacto directo.

Las concentraciones de 0,5 mg/m3 originan abundantes lágrimas en menos de un minuto. Las dosis para hostigamiento militar son de alrededor de 80 mg.min/m3. Las dosis letales para los humanos se estiman entre 7.000 y 11.000 mg.min/m3.

Periodo de latencia y tempo de recuperación

Los síntomas se presentan casi instantáneamente. El contacto directo con los ojos a concentraciones bajas causa un flujo abundante de lágrimas en menos de un minuto.

Los síntomas persisten por 15 a 30 minutos después de que cesa la exposición. La irritación y la inyección de la conjuntiva pueden durar 24 horas. La piel lesionada puede tomar 3 a 5 semanas para recuperarse.

Principales síntomas clínicos

La toxicidad del CN se puede deber a la alquilación y posterior inhibición de las enzimas que contienen sulfhidrilo.

El ardor y la sensación de quemadura de los ojos son generalmente los primeros síntomas, seguidos de efectos similares en la nariz y en la garganta. Se producen abundantes lágrimas y se presenta salivación y rinorrea excesivas, así como opresión torácica, disnea y sensación de ahogo. La irritación aparece por el contacto con la piel y la exposición a CN se asocia con dermatitis primaria y alérgica por contacto. El contacto dérmico con el CN puede originar prurito, eritema, edema, induración y necrosis. Las costras necróticas se pueden presentar 5 a 6 días después del contacto. La recuperación de la piel puede tomar 3 a 5 semanas (63).

El CN puede tener efectos graves en los ojos que incluyen iridociclitis, hipopión, queratoconjuntivitis y edema del estroma. En los conejos, se presenta daño permanente de la córnea con concentraciones mayores de 4%.

El daño pulmonar se presenta después del uso de granadas de CN en espacios reducidos. La lesión del pulmón puede no ser aparente inmediatamente y los síntomas se pueden demorar varios días en aparecer. Se ha presentado edema pulmonar y broncoespasmo luego de la exposición accidental pero prolongada (64). Se observaron pulmones acentuadamente edematosos y hemorragias intraalveolares en la autopsia de un individuo cuya muerte se asoció con la inhalación de CN (65). Se han reportado cinco muertes por daño pulmonar después de la exposición a CN en espacios reducidos.

Implicaciones en la salud a largo plazo

El CN es embriotóxico y afecta el sistema nervioso de los embriones de pollo en desarrollo. Los efectos son reversibles con compuestos sulfhidrilo. La embriotoxicidad se presenta con la administración de concentraciones de 0,5 - 3 mmol, después de exposiciones por 15 a 120 minutos. Los efectos de la inhalación de una concentración equivalente en humanos son desconocidos. No existe evidencia de malformaciones en humanos atribuible a la exposición a CN y la evidencia disponible indica que el CN no es mutágeno ni carcinogénico.

Detección

A bajas concentraciones, el CN huele como la flor del manzano en botón. El umbral del olor es de 0,1 a 0,15 mg/m3. La confirmación por el laboratorio (y en vehículos móviles de campo) es por medio de GC - MS. La GC con detectores por conductividad térmica o de ionización por llama puede ser suficiente si se utiliza un método bien caracterizado. Los métodos de HPLC también se encuentran disponibles.

Principios de manejo médico

Se debe retirar al paciente de la fuente de exposición. Los vestidos y los zapatos pueden estar contaminados y se deben remover con cuidado para evitar que se esparza polvo en el aire.

Profilaxis/tratamiento

Cualquier partícula en el ojo se debe remover con baños con abundantes cantidades de agua. Para el alivio, los ojos se pueden lavar con una solución débil de ácido bórico. Se deben revisar las vías aéreas. Se puede requerir oxígeno si la lesión pulmonar es evidente. La piel contaminada se debe lavar con una solución tibia de carbonato de sodio. Si no la hay, se puede usar jabón y agua; el agua sola no es ni remotamente tan eficaz, pero puede ayudar si la hay en cantidades abundantes. El área afectada se debe lavar con agua corriente durante 20 minutos. Las víctimas se deben mantener calladas y calientes. Se pueden utilizar soluciones calmantes como la calamina en la piel lesionada (29, 63).

Estabilidad/neutralización

Los datos son insuficientes para predecir la biodegradación del CN en el suelo, en donde es posible que tenga una movilidad de moderada a alta.

El CN en el agua se puede descomponer por la luz UV (fotólisis), pero los datos disponibles son insuficientes para predecir la tasa de descomposición. La volatilización del agua se presenta lentamente y la vida media reportada oscila en un rango de 13,3 a 159 días. La bioconcentración acuática y la absorción en el sedimento son mínimas.

El CN reacciona con radicales hidroxilo producidos fotoquímicamente y tiene una vida media de 9,2 días, aproximadamente, en la fase de vapor.

Para desechar el CN, el producto químico se puede envolver en papel o en algún otro material inflamable, o disolverlo en un solvente inflamable y quemarlo en una cámara apropiada de combustión en un área bien ventilada. Cuando se calienta, el CN se degrada a cloruro de hidrógeno.

Protección

Se debe usar un respirador adecuado o una máscara de gases tipo militar. Se debe evitar el contacto con la piel. Se deben usar trajes protectores cuando se esté limpiando una cantidad grande del producto químico por un derrame.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish