Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
close this folderAnexo 1: Agentes químicos
View the document1. Introducción
open this folder and view contents2. Productos químicos letales
close this folder3. Productos químicos incapacitantes
open this folder and view contents3.1 Incapacitantes
close this folder3.2 Agentes hostigadores y otros irritantes
View the document3.2.1 Adamsite
View the document3.2.2 Agente CN
View the document3.2.3 Agente CS
View the document3.2.4 Agente CR
View the document3.2.5 Agente OC
View the documentBibliografía
View the documentLecturas adicionales
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

3.2 Agentes hostigadores y otros irritantes

Los efectos hostigadores de los productos químicos incapacitantes e irritantes surgen de las respuestas reflejas corporales a la irritación sensorial, e incluyen lagrimeo, estornudos, vómito y dolor (57). Cualquier irritante sensorial puede provocar todas estas respuestas, que están determinadas por la concentración y por el tejido que entre en contacto con el agente. La conjuntiva es particularmente sensible a algunos irritantes. Si la respuesta predominante es la secreción de lágrimas, el agente irritante se clasifica como lacrimógeno. Las superficies internas de la nariz o del tracto respiratorio superior pueden ser particularmente sensibles a otros irritantes, tales agentes se clasifican como estornutatorios. Los irritantes gaseosos, o aquéllos dispersos como partículas en aerosol, penetran en los recesos más profundos del tracto respiratorio. La inhalación de una alta concentración de un irritante sensorial puede producir el mismo grado de daño a los pulmones que el irritante pulmonar letal fosgeno.

Los irritantes de piel también se pueden utilizar para hostilizar y se han descrito algunos pruritógenos y algógenos (como la dicloroformoxima, también conocida como oxima de fosgeno) como posibles agentes bélicos químicos. También es posible que los irritantes cutáneos más fuertes causen daño en los pulmones después de la inhalación, lo cual, como en el caso del gas mostaza, podría descalificarlos como productos químicos incapacitantes. La irritación de la piel, por tanto, no puede considerarse como una característica apropiada para un agente de hostigamiento, a no ser que se combine con otros efectos de hostigamiento, como sucede con algunos lacrimógenos y estornutatorios.

Así como la experiencia de la policía con irritantes condujo al uso de productos químicos incapacitantes en el frente occidental durante la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, así también la experiencia militar posterior con agentes para el hostigamiento promovió el uso de estos compuestos para controlar los desórdenes civiles. Hoy en día, muchas fuerzas de policía tienen acceso a los gases lacrimógenos CN y CS. Un número de agentes militares de hostigamiento no son apropiados para el uso por parte de la policía, debido al riesgo de invalidez total, o aún de muerte, en los individuos expuestos. El requisito principal de la policía es incapacitar temporalmente a un individuo para llevar a cabo un arresto o, en caso de un disturbio, desalojar a la fuerza un área en particular.

Un irritante apropiado para uso de la policía debería tener propiedades físicas y toxicológicas que garanticen ausencia casi total de letalidad y efectos de hostigamiento relativamente leves. Los agentes empleados actualmente por las fuerzas de policía en todo el mundo incluyen CS, CN y el ingrediente activo del pimiento rojo, Oleoresin capsicum. Se han registrado muertes después del uso de todos estos agentes. Sin embargo, fuera de los usos de CN en grandes concentraciones que han sido documentadas como la causa del daño pulmonar, no es posible afirmar si los otros dos agentes irritantes causaron la muerte directamente o si simplemente contribuyeron a ella. Un número de individuos murieron como resultado de las técnicas de contención utilizadas después de haber sido rociados con el irritante. Algunas técnicas de contención causan asfixia postural, que termina en muerte (58, 59). Donde se han usado estas técnicas en individuos que también fueron rociados con un irritante ha sido difícil evaluar la contribución del irritante en la causa de la muerte. Muchos irritantes empleados por las fuerzas de policía se usan en cantidades significativamente mayores de aquéllas que constituirían una dosis incapacitante.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish