Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
open this folder and view contentsAnexo 1: Agentes químicos
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
close this folderAnexo 3: Agentes biológicos
close this folder1. Introducción
View the document1.1 Reconocimiento de la liberación intencional
View the document1.2 Prevención, protección y terapia
View the document1.3 Agentes específicos
open this folder and view contents2. Bacterias
open this folder and view contents3. Hongos
open this folder and view contents4. Virus
View the documentReferencias seleccionadas
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

1.1 Reconocimiento de la liberación intencional

Aunque todos los agentes que aparecen en la lista se conocen por las enfermedades que causan naturalmente, hay aspectos importantes para la planificación de la respuesta, pues sus efectos, si se usaran como armas, particularmente como aerosoles, muy posiblemente diferirían de sus efectos en las infecciones que ocurren naturalmente.

Naturaleza repentina. Las exposiciones individuales en brotes naturales causadas por animales o insectos vectores o transmisión persona a persona que afectan a grupos de personas, usualmente se extienden durante un periodo de muchos días o más. Por el contrario, las exposiciones por inhalación a un patógeno contenido en un aerosol en un ataque único se limitarían principalmente al tiempo de paso o de dispersión del aerosol, pues el depósito restringido de las partículas de aerosol y su baja capacidad de volver a suspenderse como partículas suficientemente pequeñas para ser inhaladas conduciría, generalmente, a exposiciones subsecuentes menores que la inicial. La duración de un brote después de un ataque, por tanto, exhibiría un aumento más repentino y, probablemente, excepto en la enfermedad contagiosa, una disminución más rápida de la que es característica de la misma enfermedad en un brote natural. Sin embargo, también es posible que la liberación intencional se pueda prolongar en el tiempo, como sería el caso en los ataques repetidos.

Gravedad de la enfermedad después de la infección por inhalación. La infección iniciada por inhalación puede seguir un curso y exhibir síntomas diferentes y más intensos de aquéllos característicos de otras vías de entrada. En el caso de algunas enfermedades que ordinariamente son de baja letalidad para adultos sanos, como la encefalitis equina venezolana, normalmente adquirida por la picadura de un mosquito infectado, es posible que las infecciones atípicas de humanos por el tracto respiratorio, que pueden eludir mecanismos normales de protección como los procesos inflamatorios locales, sean menos susceptibles de la protección por la vacuna o tengan virulencia y letalidad aumentadas. Por analogía con otras infecciones en humanos, en las cuales la infección por inhalación se asocia con una letalidad especialmente alta, como la plaga neumónica y el ántrax por inhalación, ésta sería una posibilidad muy fuerte.

Número de casos. Si se intentara un ataque a gran escala contra lugares de concentración de población, resueltas las dificultades técnicas de preparación y ejecución, se infectaría un gran número de personas.

Distribución geográfica o demográfica inusual. Una distribución geográfica inusual de personas o animales en el momento de su probable exposición podría señalar el uso deliberado. La liberación en aerosol que termina en una nube, por ejemplo, daría una distribución concordante con las condiciones meteorológicas en ese momento. Otras distribuciones inusuales o la relación con objetos o actividades sospechosas también pueden ser indicativas de uso intencional.

Rareza. Aunque la introducción natural o inadvertida de un patógeno exótico no es una situación poco común, la aparición sin ninguna explicación de una enfermedad infecciosa de humanos o animales que sea ordinariamente muy rara o que no exista en una región puede indicar el uso intencional.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish