Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
open this folder and view contentsAnexo 1: Agentes químicos
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
close this folderAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contents1. Introducción
close this folder2. Bacterias
View the document2.1 Bacillus anthracis/Carbunco (A22)
View the document2.2 Brucella abortus, Brucella suis y Brucella melitensis/Brucelosis (A23)
View the document2.3 Burkholderia mallei/Muermo (A24.0)
View the document2.4 Burkholderia pseudomallei/Melioidosis (A24)
View the document2.5 Francisella tularensis/Tularemia (A21)
View the document2.6 Yersinia pestis/Plaga (A20)
View the document2.7 Coxiella burnetii/Fiebre Q (A78)
View the document2.8 Rickettsia prowazekii/Tifus epidémico (A75)
open this folder and view contents3. Hongos
open this folder and view contents4. Virus
View the documentReferencias seleccionadas
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

2.3 Burkholderia mallei/Muermo (A24.0)

Anteriormente clasificados como Pseudomonas mallei, los organismos son bastones Gram negativos con extremos redondeados, de 1,5 a 3,0 ìm de longitud y 0,3 a 0,6 ìm de ancho, que a menudo se tiñen irregularmente. No poseen flagelos y, por tanto, no son móviles. El organismo no es altamente resistente a las condiciones ambientales.

Distribución

La enfermedad en humanos es rara o está ausente en la mayor parte del mundo. Existen focos enzoóticos en Asia, algunos países del oriente del Mediterráneo y partes del Medio Oriente y de Centro y Suramérica.

Reservorios

Es primordialmente una enfermedad de equinos, inclusive caballos, burros y mulas, para los cuales es altamente contagiosa.

Modo de transmisión

Los humanos adquieren la enfermedad por contacto directo con animales infectados o tejidos de animales contaminados, el agente entra al cuerpo a través de lesiones de piel o de las membranas mucosas de conjuntiva, oral o nasal. La enfermedad no se considera muy contagiosa de persona a persona. Es probable que sea infecciosa por la exposición a aerosoles.

Periodo de incubación

Aunque la mayoría de los casos aparecen 1 a 14 días después de la exposición, la enfermedad puede permanecer latente por muchos años.

Cuadro clínico

La infección por muermo se puede presentar de varias formas, dependiendo de la vía de entrada y del sitio de la infección. Los síntomas iniciales pueden incluir fiebre, malestar general, mialgias y dolor de cabeza. La infección localizada se puede volver aparente algunos días después de la exposición, con úlceras en la piel productoras de pus que se pueden extender a la mayor parte del cuerpo, o como úlceras purulentas de la mucosa de la nariz, la tráquea, la faringe y los pulmones. La infección pulmonar se asocia con neumonía, abscesos pulmonares y derrames pleurales. La infección localizada de los lóbulos pulmonares puede ser aparente en las placas de tórax. Las infecciones sanguíneas sin tratamiento son generalmente fatales en unos pocos días. Las infecciones crónicas se asocian con abscesos múltiples en los músculos de los brazos y las piernas, o en el bazo y el hígado. Las infecciones subclínicas a veces se detectan en la autopsia.

Diagnóstico por laboratorio

La identificación se puede hacer por el aislamiento del microorganismo de las lesiones de piel, pus, esputo o sangre, seguido de la tinción de anticuerpos por fluorescencia directa o por reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Las pruebas serológicas incluyen la fijación de complemento, las pruebas de aglutinación y ELISA. Se recomiendan las prácticas, equipos e instalaciones del nivel 2 de bioseguridad para las manipulaciones que involucren especímenes clínicos o roedores infectados experimentalmente en el laboratorio. Se recomiendan las prácticas, equipos e instalaciones del nivel 3 de bioseguridad para las manipulaciones que involucren la concentración de cultivos o actividades con un alto potencial para la producción de aerosoles.

Manejo médico y medidas de salud pública

Se deben observar las precauciones estándar contra la infección por salpicaduras o por otro contacto directo con lesiones exudativas, sangre o secreciones contaminadas o con otros materiales contaminados. Los exudados y vendajes o apósitos se deben desinfectar por autoclave, incineración o tratamiento con desinfectantes estándar.

Profilaxis y terapia

No hay vacuna disponible. Dada la rareza de la enfermedad, la literatura médica relacionada con su terapia es escasa. Se recomienda la sulfadiazina y la ceftazidima para uso terapéutico. El organismo es también sensible a tetraciclina, ciprofloxacina, estreptomicina, novobiocina, gentamicina, sulfonamidas o a una combinacion de imipenem y doxiciclina. Se pueden presentar recaídas aun después de terapia con antibióticos prolongada.

Referencias seleccionadas

Howe C, Miller WR. Human glanders: report of six cases. Annals of Internal Medicine, 1947, 26:93 - 115.

Jennings WE. Glanders. En: Hull TG, ed. Diseases transmitted from animals to man, 5th ed. Springfield, IL, Charles C. Thomas, 1963:264 - 292.

Kenny DJ et al. In vitro susceptibilities of Burkholderia mallei in comparison to those of other pathogenic Burkholderia spp. Antimicrobial Agentes and Chemotherapy, 1999, 43:2773 - 2775.

Loeffler F. The etiology of glanders (in German). Arbeiten aus dem Kaiserlichen Gesundheitsamte, 1886, 1:141 - 198.

Neubauer H, Meyer H, Finke EJ. Human glanders. Revue Internationale des Services de Santé des Forces Armées, 1997, 70:258 - 265.

Popov SF et al. Capsule formation in the causative agente of glanders (in Russian). Mikrobiolohichnyi zhurnal, 1991, 53:90 - 92.

Robins GD. A study of chronic glanders in man. Studies from the Royal Victoria Hospital, 1906, 2:1 - 98.

Srinivasan A et al. Glanders in a military microbiologist. New England Journal of Medicine, 2001, 354:256 - 258.

Van der Schaaf A. Malleus. En: Hoeden J, ed. Zoonoses. Amsterdam, Elsevier, 1964:184 - 193.

Woods DE et al. Burkholderia thailandensis E125 harbors a temperate bacteriophage specific for Burkholderia mallei. Journal of Bacteriology, 2002, 184:4003 - 4017.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish