Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
open this folder and view contentsAnexo 1: Agentes químicos
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
close this folderAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contents1. Introducción
close this folder2. Bacterias
View the document2.1 Bacillus anthracis/Carbunco (A22)
View the document2.2 Brucella abortus, Brucella suis y Brucella melitensis/Brucelosis (A23)
View the document2.3 Burkholderia mallei/Muermo (A24.0)
View the document2.4 Burkholderia pseudomallei/Melioidosis (A24)
View the document2.5 Francisella tularensis/Tularemia (A21)
View the document2.6 Yersinia pestis/Plaga (A20)
View the document2.7 Coxiella burnetii/Fiebre Q (A78)
View the document2.8 Rickettsia prowazekii/Tifus epidémico (A75)
open this folder and view contents3. Hongos
open this folder and view contents4. Virus
View the documentReferencias seleccionadas
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

2.7 Coxiella burnetii/Fiebre Q (A78)

Coxiella burnetii es un cocobacilo pleomórfico, Gram negativo, intracelular obligado que mide aproximadamente 0,2 µm x 0,7 µm. De forma semejante a una espora, producida en las células infectadas del huésped, es resistente al secado y a las influencias ambientales y puede sobrevivir por meses en el agua y en los alimentos. Es extremadamente infeccioso para los seres humanos.

Distribución Mundial

Reservorios

El patógeno zoonótico existe en una gran variedad de huéspedes animales, que incluyen el ganado domesticado (especialmente, vacunos, ovejas, cabras), gatos, perros, roedores, cinocéfalos y pájaros silvestres. El ciclo enzoótico incluye numerosas especies de garrapatas ixodid y argasid. Los vectores artrópodos, sin embargo, no juegan un papel significativo en la transmisión a los seres humanos.

Modo de transmisión

La transmisión a los seres humanos ocurre principalmente por inhalación de polvo, gotas o aerosoles de fluidos de ganado parturiento y excrementos de animales infectados. Las gotitas contaminadas y el polvo también pueden infectar la conjuntiva y la piel escoriada. La inhalación de tan sólo unos pocos organismos es suficiente para causar la infección. Los aerosoles contaminados liberados a la atmósfera pueden causar infección a distancias hasta de varios kilómetros de su fuente u origen. Las infecciones humanas esporádicas pueden también resultar de la ingestión de productos lácteos sin pasteurizar. La pasteurización a altas temperaturas es suficiente para matar el organismo. La transmisión de persona a persona se ha reportado pero es rara.

Periodo de incubación

El periodo de incubación es usualmente de 18 a 21 días, pero puede ser menor si se inhalan grandes dosis del organismo.

Cuadro clínico

El inicio puede ser súbito, con escalofríos, fiebre, sudoración, dolor de cabeza, pérdida del apetito, malestar general, y dolores musculares y de tórax. También puede haber náuseas, vómito y diarrea. En los casos graves, la enfermedad progresa a rigidez extrema del cuello y de la espalda, desorientación y neumonía. La tasa de mortalidad es usualmente menor del 1%, aunque se han reportado tasas ligeramente superiores en algunos brotes. La debilidad y la fiebre pueden continuar por meses. Las complicaciones a largo plazo no son comunes pero pueden incluir endocarditis. Las infecciones asintomáticas se presentan rutinariamente y se pueden detectar por serología.

Diagnóstico por el laboratorio

El aislamiento y la identificación microbiológica del organismo de la sangre o de otros materiales clínicos son una prueba diagnóstica válida pero son de riesgo para el personal. La identificación específica y relativamente rápida del organismo en sangre o en tejidos incluidos en parafina se puede lograr por ensayos de PCR. El diagnóstico serológico se puede realizar por fijación del complemento, pruebas de anticuerpos de immunofluorescencia indirecta o ELISA. Se recomiendan las prácticas, equipos e instalaciones del nivel 2 de bioseguridad para las actividades que no involucren propagación del patógeno y que involucren solamente manipulación limitada de materiales infectados, como exámenes microscópicos y serológicos. Se recomiendan las prácticas, equipos e instalaciones del nivel 3 de bioseguridad para actividades que involucren la manipulación de tejidos infectados humanos o animales o el aislamiento del patógeno.

Manejo médico y medidas de salud pública

No se requiere el aislamiento del paciente. Los materiales del paciente y los artículos contaminados se deben esterilizar por autoclave, incinerar o desinfectar con soluciones que contengan hipoclorito, peróxido, etanol al 70%, fenol o un compuesto de amonio cuaternario.

Profilaxis y terapia

Se ha desarrollado una vacuna inactivada con formol, disponible comercialmente en Australia, para trabajadores de laboratorio y otros en alto riesgo. Las tetraciclinas, particularmente la doxiciclina, son eficaces si se formulan precozmente y pueden abortar la infección si se administran antes de que aparezcan los síntomas.

Referencias seleccionadas

Ackland JA, Worswick DA, Marmion BP. Vaccine prophylaxis of Q fever: a follow-up study of the efficacy of Q-Vax (CSL) 1985 - 1990. Medical Journal of Australia, 1994, 160:704 - 708.

Dasch GA, E Weiss E. The rickettsiae. En: Collier L, Balows A, Sussman M, eds. Topley and Wilson's microbiology and microbial infections, Vol. 2, 9th ed. New York, Oxford University Press, 1998: 853 - 876.

Dupont HT et al. Epidemiologic features and clinical presentation of acute Q fever in hospitalized patients: 323 French cases. American Journal of Medicine, 1992, 93:427 - 434.

Dupuis G, Petite J, Vouilloz M. An important outbreak of human Q fever in a Swiss alpine valley. International Journal of Epidemiology, 1987, 16:282 - 287.

Fiset P, Woodward TE. Q fever. En: Evans AS, Brachman PS, eds. Bacterial infections of humans: epidemiology and control, 3rd ed. New York, NY, Plenum Medical Book Company, 1998:583 - 595.

Fournier PE, Marrie TJ, Raoult D. Diagnosis of Q fever. Journal of Clinical Microbiology, 1998, 36:1823 - 1834.

Levy PY et al. Comparison of different antibiotic regimens for therapy of 32 cases of Q fever endocarditis. Antimicrobial Agentes and Chemotherapy, 1991, 35:533 - 537.

Marrie TJ, Raoult D. Coxiella. En: Murray PR et al., eds. Manual of clinical microbiology, 7th ed. Washington, DC, ASM Press, 1999:815 - 820.

Maurin M, Raoult D. Q fever. Clinical Microbiology Reviews, 1999, 12:518 - 553.

Peter O et al. Evaluation of the complement fixation and indirect immunofluorescence tests in the early diagnosis of primary Q fever. European Journal of Clinical Microbiology, 1985, 4:394 - 396.

Raoult D. Treatment of Q fever. Antimicrobial Agentes and Chemotherapy, 1993, 37:1733 - 1736.

Raoult D et al. Treatment of Q fever endocarditis: comparison of 2 regimens containing doxycycline and ciprofloxacin or hydroxychloroquine. Archives of Internal Medicine, 1999, 159:167 - 173.

Raoult D et al. Diagnosis of endocarditis in acute Q fever by immunofluorescence serology. Acta Virologica, 1988, 32:70 - 74.

Raoult DH et al. Q fever 1985 - 1998: clinical and epidemiologic features of 1,383 infections. Medicine, 2000, 79:109 - 123.

Scott GH, Williams JC. Susceptibility of Coxiella burnetii to chemical disinfectants. Annals of the New York Academy of Sciences, 1990, 590:291 - 296.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish