Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
open this folder and view contentsAnexo 1: Agentes químicos
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
close this folderAnexo 4: Principios de protección
View the document1. Introducción
open this folder and view contents2. Manejo de la reducción del riesgo
close this folder3. Protección individual
open this folder and view contents3.1 Protección respiratoria
View the document3.2 Protección de la piel
View the document3.3 Casos especiales
open this folder and view contents4. Protección colectiva
open this folder and view contentsApéndice A 4.1: Problemas relacionados con la protección
open this folder and view contentsAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

3.2 Protección de la piel

Aunque el sistema respiratorio es el punto primario de vulnerabilidad a los agentes químicos y biológicos, la piel puede también necesitar protección. Según la naturaleza de la amenaza y de las actividades que se requieran, tal protección la pueden brindar los overoles o los ponchos, las sobrebotas y los guantes, o los trajes completamente encapsulados que combinan la protección de todo el cuerpo, cabeza, manos y pies. Según el diseño y el material utilizado, es posible tener un uso único o múltiple. El factor de protección que se obtiene con la protección corporal depende de:

1. La permeabilidad del material a los agentes químicos y biológicos.
2. El cierre hermético del equipo.


Como se explicó anteriormente, ningún material es impermeable a todos los contaminantes por un tiempo indefinido. Tanto la resistencia específica del material a ciertos productos químicos, como las abrasiones, los microhuecos y las cortadas pueden reducir la eficacia de la protección de la piel. Aun los materiales «impermeables» no brindan protección ilimitada. Algunos de los materiales ampliamente utilizados no protegen en absoluto contra ciertos agentes químicos: al caucho natural lo penetra el gas mostaza de azufre en minutos. Por otro lado, casi todos los materiales brindan suficiente protección contra los agentes biológicos. La mayoría del equipo militar moderno está diseñado para suministrar protección contra los agentes químicos y biológicos. Se pueden confeccionar trajes de materiales permeables al aire con el fin de reducir el exceso de calor para el usuario y permitir su uso por periodos más prolongados. Puesto que estos materiales permeables al aire son esencialmente un filtro de carbón en tela (que actúa como un respirador purificador de aire), purifican o limpian el aire del ambiente hasta cierto punto y así le suministran al usuario una ventilación limitada. Esto no se debe confundir con la ventilación indeseada del «factor fuelle» que se describe a continuación.

El movimiento del usuario hace que el aire sea bombeado a través de la capucha, las mangas y las aberturas de la chaqueta - el así llamado «efecto fuelle». Éste brinda enfriamiento y ventilación al usuario, lo que puede ser deseable para la persona, pero también reduce significativamente el factor de protección. Con un cierre relativamente hermético alrededor de la careta de la máscara, las mangas y las aberturas de las piernas, y un diseño de una sola pieza tipo overol, se puede reducir el «efecto fuelle», pero no se puede eliminar completamente. Para las concentraciones extremadamente altas de agentes químicos y biológicos es, por tanto, necesario usar un traje sellado con aumento de presión. Además, al seleccionar el equipo de protección individual, se debe recordar que las máscaras y los trajes son a menudo diseñados como un conjunto. El uso de una máscara diferente o el ponerse el conjunto de forma diferente puede reducir significativamente el factor de protección. Como sucede con todo equipo de protección individual, el uso de trajes de protección requiere personal entrenado y en buen estado físico. Esto es especialmente importante en ambientes templados o calientes, en donde el esfuerzo fisiológico de usar ropa de protección puede ser considerable, como se discute más ampliamente en el Apéndice A4.1.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish