Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] View the PDF document
View the documentPrefacio a la edición en español
View the documentPrólogo
View the documentAgradecimientos
View the documentResumen ejecutivo
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentLista de colaboradores
open this folder and view contents1. Introducción
open this folder and view contents2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
open this folder and view contents3. Agentes biológicos y químicos
open this folder and view contents4. Preparación y respuesta en salud pública
open this folder and view contents5. Aspectos legales
open this folder and view contents6. Fuentes internacionales de asistencia
open this folder and view contentsAnexo 1: Agentes químicos
open this folder and view contentsAnexo 2: Toxinas
open this folder and view contentsAnexo 3: Agentes biológicos
open this folder and view contentsAnexo 4: Principios de protección
close this folderAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
View the document1. Introducción
open this folder and view contents2. Prevención
View the document3. Detección
open this folder and view contents4. Respuesta
open this folder and view contents5. Suministro de agua potable
open this folder and view contents6. Alimentos
View the document7. Otros productos
View the document8. Conclusiones
View the documentReferencias
open this folder and view contentsAnexo 6: Fuentes de información
View the documentAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
View the documentCubierta Posterior
 

7. Otros productos

Una gran variedad de productos manufacturados se usan en la vida cotidiana, algunos de los cuales entran en contacto con el cuerpo humano y podrían, por tanto, ser aprovechados para dispersar agentes químicos o biológicos. Entre estos productos de consumo son de especial cuidado los cosméticos, como champús y lociones, y los medicamentos. En una economía de mercado bien desarrollada, donde muchos productos compiten, es poco probable que la contaminación deliberada de un único producto origine un brote infeccioso extendido. En forma similar, es poco probable que un terrorista tenga los recursos para contaminar simultáneamente todas las marcas de un producto en particular. Sin embargo, la pérdida de confianza del público en la seguridad de su entorno podría exceder en mucho la justificable por el impacto real del incidente. El impacto económico en la compañía y en el país que elabora el producto puede tener repercusiones que afectan la salud de las personas. Mucho de lo que se ha dicho sobre la producción de alimentos también se aplica a otros productos de consumo. Para reducir la probabilidad de contaminación deliberada, se deben considerar medidas como la selección cuidadosa de los empleados, la confirmación de la identidad y la seguridad de la materia prima, el control durante el proceso de manufactura, el uso de empaques con sellos de garantía y la seguridad durante el transporte y almacenamiento, así como en los sitios de venta al detal.

En la mayoría de países, la manufactura y la distribución de medicamentos tienen un estricto control de calidad, que incluye la aprobación de todos los involucrados en su prescripción y expendio directo. Sin embargo, estos procesos se deben revisar desde la perspectiva de la contaminación deliberada. Los métodos analíticos utilizados en control de calidad no siempre detectan ciertos contaminantes químicos y toxinas. Los sistemas de seguridad durante el almacenamiento y el transporte también se deben revisar para ubicar puntos vulnerables a las alteraciones y a la sustitución de productos. La falsificación internacional de ciertas drogas demuestra la necesidad de tales precauciones. Como sucede en los mercados de alimentos al detal, la requisa de todos los paquetes que entran a un establecimiento puede reducir la posibilidad de que se coloquen en las estanterías productos deliberadamente contaminados. La internacionalización creciente de los mercados y, especialmente, la disponibilidad de muchos productos vía Internet y órdenes por correo, ha incrementado la vulnerabilidad de los medicamentos a la contaminación deliberada. Además, la inactivación deliberada de ciertos medicamentos y productos biológicos por tratamiento con calor podría comprometer su eficacia.

Las medicinas tradicionales a menudo no se someten a los mismos estándares de control que los productos farmacéuticos. Ha habido informes recientes de la sustitución inadvertida de la supuesta planta medicinal en algunas de estas preparaciones por materiales vegetales tóxicos (7). Esta es una clara evidencia de la vulnerabilidad de este mercado a la contaminación deliberada. Como mínimo, con los medicamentos tradicionales se deben tomar las mismas precauciones que se aplican en la producción de alimentos y que incluyen la selección cuidadosa de los empleados, la confirmación de la identidad y seguridad de la materia prima, la seguridad de todo el proceso de manufactura, el uso de empaques con sellos de garantía y la vigilancia durante su almacenamiento y transporte y en los establecimientos de venta al detal. En caso necesario, la incautación las materias primas es esencial, pero puede ser difícil, ya que varias se cosechan en lugares silvestres y se venden a distribuidores que generalmente mezclan los lotes individuales.

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish