Home page  |  About this library  |  Help  |  Clear       English  |  French  |  Spanish  
Expand Document
Expand Chapter
Full TOC
Preferences
to previous section to next section

close this bookGuía de Preparativos de Salud Frente a Erupciones Volcánicas - Módulo 1: El Sector Salud Frente al Riesgo Volcánico (OMS, OPS; 2005; 100 paginas) View the PDF document
View the documentAgradecimientos
View the documentIntroducción general a la Guía
View the documentIntroducción al módulo 1
View the documentObjetivos del módulo 1
open this folder and view contentsCapítulo 1. Preparación del sector salud frente al riesgo volcánico
open this folder and view contentsCapítulo 2. Organización del sector salud en la gestión del riesgo volcánico
open this folder and view contentsCapítulo 3. Vigilancia epidemiológica en situaciones de erupciones volcánicas
open this folder and view contentsCapítulo 4. Protección de la salud mental en situaciones de erupciones volcánicas
close this folderAnexos
View the documentAnexo 1. Experiencias de erupciones volcánicas en Colombia y Ecuador
View the documentAnexo 2. Medidas de protección frente a la ceniza volcánica
View the documentAnexo 3. Recomendaciones generales para la formulación del plan de salud mental
View the documentAnexo 4. Establecimiento de alertas por riesgo volcánico39
View the documentGlosario
View the documentBibliografía
 

Anexo 4. Establecimiento de alertas por riesgo volcánico39

39. Tomado y adaptado de varios autores consultados por el geólogo Jorge Alberto Hernández. Manizales, 2004.


Existe un sistema de alerta codificado por colores, denominado comúnmente el semáforo del volcán, de fácil comprensión para la población y para las entidades involucradas en la atención de las emergencias. El semáforo del volcán sirve para determinar los niveles de alerta que definan en cada momento, cómo deben actuar los equipos técnicos que intervienen en la gestión de la crisis volcánica, así como las comunicaciones que deben establecerse con las instituciones de atención de emergencias y protección civil.

Es un semáforo con tres o cuatro niveles: verde (estado normal), amarillo y naranja (síntomas premonitores) y rojo (alerta). Este concepto de semáforo, nacido originariamente para la gestión científica de una crisis volcánica, se puede aplicar también para la gestión de la emergencia; por ejemplo, para la evacuación de las poblaciones situadas en las proximidades del volcán.

Este código de colores corresponde al incremento de niveles en la actividad volcánica. Se declara el color correspondiente de alerta, a medida que la actividad volcánica se incrementa, o cuando los datos resultantes del monitoreo sugieren que un nivel determinado de actividad probablemente conducirá a una erupción significativa. Es sumamente importante establecer claramente la escala ascendente (inicio de una crisis volcánica), y la descendente (vuelta a la normalidad).

En el ámbito científico, se utilizan diferentes niveles de alerta para señalar advertencias concernientes a la actividad o "inquietud" volcánica, o, en un caso extremo, erupciones.

Estos niveles se encuentran definidos a nivel internacional de una manera general, pero son diferentes para cada volcán por varias razones:

a) Los volcanes exhiben patrones diferentes de actividad en las horas o semanas que anteceden a la erupción, la cual significa que un criterio estricto y uniforme no puede ser aplicado a todos los episodios de la actividad.

b) Las comunidades, las personas y la actividad económica son amenazadas con diferentes tipos de riesgo volcánico, por la tanto un esquema de advertencias debe especificar los riesgos característicos de cada volcán.

c) Los volcanes no son monitoreados con la misma intensidad, dependiendo del grado de actividad histórica, erupciones y el riesgo futuro potencial.


Cada país determina los criterios para el manejo de las alertas por desastres, y como se mencionó anteriormente, para cada volcán se determinan niveles de alerta específicos.

A manera de ejemplo se presenta el siguiente cuadro de secuencia de alertas desarrolladas para el volcán Tungurahua antes del inicio de su proceso eruptivo en 1999.

Las acciones propuestas se limitan a los comités técnico-científicos y a las autoridades.

Alertas desarrolladas para el volcán Tungurahua, Ecuador, 1999

Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional - Ecuador

Alerta

Características observadas

Tiempo probable para la ocurrencia de un evento grande

Interpretación

Acciones recomendadas
(comité técnico y autoridades)

Blanca

Aumento pequeño de la sismicidad, de la actividad fumarólica, de la temperatura de las fumarolas o manantiales, cambios de composición o deshielos.

Meses, años o siglos.

Volcán en reposo, no hay erupción inminente.

Monitoreo del volcán. Desarrollo de planes de preparación.

Mantener la comunicación entre los organismos responsables de la vigilancia, autoridades y Defensa Civil.

Amarilla

Aumento moderado de la sismicidad y/o de la temperatura superficial, y/o explosiones freáticas, y/o de las emanaciones gaseosas. Posible deformación de los flancos del volcán.

Semanas o meses.

Posible intrusión magmática; eventualmente puede conllevar a una erupción.

Optimización del monitoreo del volcán y del procesamiento de los datos.

Consultas diarias entre el comité técnico y las autoridades.

Anuncio público de la posible emergencia

Revisar y/o actualizar el plan de contingencia e intensificar la educación al público.

Naranja

Actividad precursora intensa que incluye tremor armónico, y/o incremento de la sismicidad, y/o aceleración de la deformación y/o ocurrencia de explosiones freáticas y/o actividad eruptiva poco explosiva.

Días o semanas.

Magma cercano a la superficie, o en el cráter del volcán, erupción grande probable.

Realizar una evaluación técnica del estado del volcán y anunciar un posible evento eruptivo grande.

Tomar las acciones inmediatas establecidas en los planes de contingencia.

Roja

Proceso eruptivo altamente explosivo en curso

Días, horas o ya en curso.

Erupciones explosivas grandes en marcha.

Posible ocurrencia de una erupción aún mayor.

Confirmar el evento eruptivo grande en curso.

Responder de acuerdo a los fenómenos eruptivos que se presenten.

 

to previous section to next section

Please provide your feedback   English  |  French  |  Spanish