Página principal   |  Sobre esta colección  |  Ayuda  |  Aclarar       Inglés  |  Francés  |  Español  
Documento completo
Capítulo completo
Expandir índice
Preferencias
Ir a la sección anterior Ir a la siguiente sección

cerrar este libroRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] Ver el documento en el formato PDF
Ver el documentoPrefacio a la edición en español
Ver el documentoPrólogo
Ver el documentoAgradecimientos
Ver el documentoResumen ejecutivo
Ver el documentoAbreviaturas y acrónimos
Ver el documentoLista de colaboradores
abrir esta carpeta y ver su contenido1. Introducción
abrir esta carpeta y ver su contenido2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
abrir esta carpeta y ver su contenido3. Agentes biológicos y químicos
abrir esta carpeta y ver su contenido4. Preparación y respuesta en salud pública
abrir esta carpeta y ver su contenido5. Aspectos legales
abrir esta carpeta y ver su contenido6. Fuentes internacionales de asistencia
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 1: Agentes químicos
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 2: Toxinas
cerrar esta carpetaAnexo 3: Agentes biológicos
abrir esta carpeta y ver su contenido1. Introducción
cerrar esta carpeta2. Bacterias
Ver el documento2.1 Bacillus anthracis/Carbunco (A22)
Ver el documento2.2 Brucella abortus, Brucella suis y Brucella melitensis/Brucelosis (A23)
Ver el documento2.3 Burkholderia mallei/Muermo (A24.0)
Ver el documento2.4 Burkholderia pseudomallei/Melioidosis (A24)
Ver el documento2.5 Francisella tularensis/Tularemia (A21)
Ver el documento2.6 Yersinia pestis/Plaga (A20)
Ver el documento2.7 Coxiella burnetii/Fiebre Q (A78)
Ver el documento2.8 Rickettsia prowazekii/Tifus epidémico (A75)
abrir esta carpeta y ver su contenido3. Hongos
abrir esta carpeta y ver su contenido4. Virus
Ver el documentoReferencias seleccionadas
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 4: Principios de protección
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 6: Fuentes de información
Ver el documentoAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
Ver el documentoCubierta Posterior
 

2.8 Rickettsia prowazekii/Tifus epidémico (A75)

Rickettsia prowazeki es una bacteria Gram negativa pequeña, intracelular obligada, que mide aproximadamente 0,4 µm x 1,5 µm.

Distribución

Las grandes epidemias de tifus que plagaron a la humanidad desde tiempos remotos cesaron poco tiempo después de la Segunda Guerra Mundial con la amplia aplicación de las procedimientos de control de insectos y otras medidas de higiene. Existen focos endémicos en ciertas regiones en donde es común la infestación por piojos, que incluyen partes de México, Centro y Suramérica, África central y oriental y varias regiones de Asia. Las epidemias pueden reaparecer en los tiempos de guerra o de hambruna.

Reservorios

Humanos, ardillas voladoras (solamente en los Estados Unidos).

Vectores

Es transmitida de persona a persona por los piojos; las pulgas pueden jugar un papel en la transmisión de tifus asociado con ardillas voladoras.

Modo de transmisión

La enfermedad se transmite particularmente por el piojo del cuerpo, Pediculus humanus corporis. Las infecciones de los humanos ocurren por contacto de las membranas mucosas o de la piel escoriada con las heces de los piojos o pulgas que hayan picado a una persona con fiebre aguda de tifus. La infección probablemente también se presenta por inhalación de polvo contaminado con heces infectadas o partes del cuerpo del insecto. Los pacientes son infecciosos para los piojos durante la fase febril de la enfermedad y quizá 2 a 3 días después. La transmisión directa persona a persona no se presenta.

Periodo de incubación

El periodo de incubación es usualmente de 1 a 2 semanas.

Cuadro clínico

La enfermedad tiene un inicio variable, a menudo súbito, con escalofríos, dolores en el cuerpo, fiebre, dolor de cabeza y debilidad. En la primera semana aparece un exantema macular, inicialmente en la parte superior del tronco, y luego se disemina. Los síntomas se vuelven progresivamente más intensos, con el periodo crítico en la segunda o tercera semana. El estupor y el coma se pueden ver interrumpidos por ataques de delirio. La recuperación se ve marcada por la abrupta desaparición de la fiebre, usualmente en la segunda semana febril, pero, si no se trata, la mortalidad oscila entre el 10% y el 40%, y aumenta con la edad. La enfermedad puede reaparecer años después de la infección inicial, usualmente en una forma más leve conocida como la enfermedad de Brill - Zinsser.

Diagnóstico por el laboratorio

Los anticuerpos específicos aparecen cerca de 2 semanas después de la infección, cuando el diagnóstico se puede obtener por la prueba de anticuerpos inmunofluorescentes. Un diagnóstico más rápido se puede obtener con la demostración inmunohistológica del organismo o por PCR, usando sangre recolectada durante la fase aguda de la enfermedad. Se recomiendan las prácticas, equipos e instalaciones del nivel 2 de bioseguridad para las actividades que no involucren la propagación del patógeno, tales como los exámenes microscópicos y serológicos. Se recomiendan las prácticas, equipos e instalaciones del nivel 3 de bioseguridad para las actividades que involucren el manejo de tejidos infectados humanos o de animales.

Manejo médico y medidas de salud pública

No es necesario el aislamiento de los pacientes. Si hay piojos presentes, se debe aplicar insecticida a los vestidos, la ropa de cama, la vivienda y los contactos del paciente para prevenir la diseminación de la enfermedad. A los individuos infestados con piojos que posiblemente hayan estado expuestos a la fiebre del tifus se les deben eliminar los piojos y poner en cuarentena por 15 días después de la aplicación de insecticidas y los contactos cercanos del paciente se deben mantener en vigilancia por si presentan fiebre durante 2 semanas. Una nueva aplicación de insecticidas puede ser necesaria, ya que los huevos puestos con anterioridad pueden eclosionar.

Profilaxis/tratamiento

Los antibióticos, incluso la doxiciclina, son eficaces en la profilaxis y el tratamiento y se deben administrar si se sospecha tifus.

Referencias seleccionadas

Duma RJ et al. Epidemic typhus in the United States associated with flying squirrels. Journal of the American Medical Association, 1981, 245:2318 - 2323.

Eremeeva ME, Dasch GA. Rickettsia and Orientia. En: Sussman M, ed. Molecular medical microbiology. London, Academic Press, 2001:2175 - 2216.

Lutwick LI. Brill-Zinsser disease. Lancet, 2001, 357:1198 - 1200.

Perine PL et al. A clinico-epidemiological study of epidemic typhus in Africa. Clinical Infectious Diseases, 1992, 14:1149 - 1158.

Raoult D, Roux V. The body louse as a vector of reemerging human diseases. Clinical Infectious Diseases, 1999, 29:888 - 911.

Raoult D et al. Survey of three bacterial louse-associated diseases among rural Andean communities in Peru: prevalence of epidemic typhus, trench fever, and relapsing fever. Clinical Infectious Diseases, 1999, 29:434 - 436.

Raoult D et al. Jail fever (epidemic typhus) outbreak in Burundi. Emerging Infectious Diseases, 1997, 3:357 - 359.

Tarasevich I, Rydkina E, Raoult D. Outbreak of epidemic typhus in Russia. Lancet, 1998, 352:1151.

Wisseman CL Jr. Concepts of louse-borne typhus control in developing countries: the use of the living attenuated E strain typhus vaccine in epidemic and endemic situations. En: Kohn A, Klingberg MA, eds. Immunity in viral and rickettsial diseases. New York, NY, Plenum, 1972:97 - 130.

Ir a la sección anterior Ir a la siguiente sección

Por favor envíe sus comentarios   Inglés  |  Francés  |  Español