Página principal   |  Sobre esta colección  |  Ayuda  |  Aclarar       Inglés  |  Francés  |  Español  
Documento completo
Capítulo completo
Expandir índice
Preferencias
Ir a la sección anterior Ir a la siguiente sección

cerrar este libroRespuesta de la Salud Pública a las Armas Biológicas y Químicas - Guía de la WHO - Segunda Edición (OPS; 2003; 302 paginas) [EN] [RU] Ver el documento en el formato PDF
Ver el documentoPrefacio a la edición en español
Ver el documentoPrólogo
Ver el documentoAgradecimientos
Ver el documentoResumen ejecutivo
Ver el documentoAbreviaturas y acrónimos
Ver el documentoLista de colaboradores
abrir esta carpeta y ver su contenido1. Introducción
abrir esta carpeta y ver su contenido2. Evaluación de la amenaza a la salud pública
cerrar esta carpeta3. Agentes biológicos y químicos
abrir esta carpeta y ver su contenido3.1 Grupo representativo de agentes
Ver el documento3.2 Diseminación de los agentes biológicos y químicos
abrir esta carpeta y ver su contenido3.3 Vías de exposición
Ver el documento3.4 Características de los agentes biológicos
Ver el documento3.5 Características de los agentes químicos
abrir esta carpeta y ver su contenido3.6 Consecuencias del uso de armas biológicas o químicas
Ver el documento3.7 Evaluación y conclusiones
Ver el documentoBibliografía
abrir esta carpeta y ver su contenido4. Preparación y respuesta en salud pública
abrir esta carpeta y ver su contenido5. Aspectos legales
abrir esta carpeta y ver su contenido6. Fuentes internacionales de asistencia
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 1: Agentes químicos
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 2: Toxinas
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 3: Agentes biológicos
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 4: Principios de protección
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 5: Precauciones contra el sabotaje de agua potable, alimentos y otros productos
abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo 6: Fuentes de información
Ver el documentoAnexo 7: Afiliación de los estados miembro de la OMS a los tratados internacionales sobre armas químicas y biológicas
Ver el documentoCubierta Posterior
 

3.4 Características de los agentes biológicos

La principal característica de los agentes biológicos definidos en la Sección 1.3 en las páginas 4 a 5, es su capacidad para multiplicarse en un huésped. Es esto lo que les confiere su potencial de agresividad. La enfermedad resulta de la interacción multifactorial entre el agente biológico, el huésped (incluso su estado inmunológico, nutricional y de salud en general) y el ambiente (es decir, saneamiento, temperatura, calidad del agua, densidad de población). Las consecuencias del uso de agentes biológicos para causar enfermedad reflejan estas complejas interacciones.

Los agentes biológicos se clasifican comúnmente de acuerdo con su taxonomía; los taxones más importantes son los hongos, las bacterias y los virus. Tal clasificación es importante para los servicios médicos debido a sus implicaciones para la detección, la identificación, la profilaxis y el tratamiento. Los agentes biológicos también se pueden clasificar de acuerdo con las propiedades que determinan su utilidad para fines hostiles, como su facilidad de producción o su resistencia a las medidas terapéuticas y de profilaxis. De forma más general, se pueden clasificar según otras características, como su poder de infección, virulencia, periodo de incubación, mortalidad, contagiosidad y mecanismos de transmisión y estabilidad, todas las cuales influyen en su potencial como armas.

El poder de infección de un agente refleja su capacidad para ingresar, sobrevivir y multiplicarse en un huésped, y se puede expresar como la proporción de personas que se infecta en una población dada expuesta a una dosis dada. La dosis que, bajo determinadas condiciones, infecta a la mitad de la población que la recibe se conoce con el término de DI50. Dosis superiores o inferiores a ésta infectan una proporción mayor o menor de la población. Para algunos patógenos, la DI50 puede ser muchos miles o más de células infecciosas o partículas virales, en tanto que para otros puede ser de unas pocas. No se puede descartar que aun una sola célula infecciosa o una partícula viral puedan dar inicio a la infección, aunque, como es natural, con una probabilidad baja.

La virulencia es la gravedad relativa de la enfermedad causada por un microorganismo. Diversas cepas de la misma especie pueden causar enfermedades de diferente gravedad. Algunas cepas de Francisella tularensis, por ejemplo, son mucho más virulentas que otras.

El periodo de incubación es el tiempo que transcurre entre la exposición a un agente infeccioso y la primera aparición de signos de la enfermedad asociados con la infección, periodo que se ve afectado por muchas variables, que incluyen el agente, la vía de entrada, la dosis y las características específicas del huésped.

La letalidad o mortalidad refleja la capacidad del agente de causar la muerte en una población infectada. La tasa de mortalidad es la proporción de pacientes reconocidos clínicamente por tener una enfermedad específica que mueren como resultado de dicha enfermedad dentro de un tiempo específico (por ejemplo, durante los brotes de enfermedad aguda).

Una medida de la contagiosidad de las infecciones transmisibles es el número de casos secundarios que se originan de la exposición a un caso primario bajo condiciones específicas. Los mecanismos de transmisión involucrados pueden ser directos o indirectos. Por tanto, la transmisión puede ser el resultado de un contacto directo entre una persona infectada y una que no lo está, o puede estar mediada por material inanimado que se ha contaminado con el agente, como tierra, sangre, ropa de cama, trajes, instrumentos quirúrgicos, agua, alimentos o leche. También puede existir transmisión secundaria por el aire o por vectores. La transmisión aérea puede darse a través de la tos o de los estornudos, al diseminar gotas de microbios o aerosoles. La transmisión por vectores (primaria o secundaria) se puede presentar por las picaduras de insectos, artrópodos u otros huéspedes invertebrados. La distinción entre los tipos de transmisión es importante cuando se están seleccionando los métodos para controlar el contagio. Así pues, la transmisión directa se puede interrumpir con las prácticas y precauciones apropiadas de higiene individual y con el manejo adecuado de personas infectadas, de personal asistencial y de otros contactos. La interrupción de la transmisión indirecta requiere otros abordajes, como ventilación adecuada, hervir y clorar el agua, desinfección de superficies, lavado de ropas o control de vectores.

La estabilidad puede referirse a la habilidad del agente aerolizado para sobrevivir a la influencia de los factores ambientales como la luz solar, la contaminación del aire, las fuerzas de la superficie y el secado, y seguir siendo infeccioso. También se puede referir a la estabilidad durante la producción o durante el almacenamiento.

Ir a la sección anterior Ir a la siguiente sección

Por favor envíe sus comentarios   Inglés  |  Francés  |  Español